Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Hablan Nuestros Lectores


 
 

 

<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

El embarazo psicológico de la perra
Tengo una galga de cinco años que tiene síntomas de tener embarazos psicológicos.
El caso es que cambia de carácter y se vuelve esquiva cuando le ocurre, a pesar de que es una perra equilibrada y cariñosa, quisiera saber por qué se producen los embarazos psicológicos en las perras y qué hacer para evitarlos.

El embarazo psicológico de una perra es un desajuste hormonal, que atraviesan las perras de manera habitual, alrededor del 60% de ellas puede padecerlos a lo largo de su vida. Los síntomas de una hembra canina que atraviesa un embarazo psicológico son: abdomen inflamado, aumento del tamaño de las mamas y producción de leche. No obstante, la hembra también experimenta cambios de comportamiento como: tratar objetos o juguetes como si fueran sus crías, inquietud, nerviosismo y, en algunos casos síntomas de parto.

En principio, una perra con embarazo psicológico o pseudogestación no precisa un tratamiento farmacológico, ya que los síntomas remiten por sí solos en unos días. Pero, desde la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, advierten que hay perras que sí necesitan un tratamiento, por alteraciones graves de conducta o producción de leche que puede derivar en mastitis o inflamación de las mamas.

El embarazo psicológico de una perra se suele producir cuando ha transcurrido un mes y medio del último celo. Lo habitual, es que el desajuste hormonal que provoca la pseudogestación dure unas tres semanas. 

Una perra con embarazo psicológico puede estar decaída y más sensible de lo habitual, así que necesita por parte de sus dueños más cariño y atención del habitual. Los paseos más largos y mantener entretenida a la hembra ayudarán a que supere con más facilidad el bache emocional.

Un comportamiento habitual en una perra que atraviesa un embarazo psicológico es el de hacer un nido con muñecos o juguetes, como si se tratara de sus cachorros. En este caso, los veterinarios recomiendan retirar y esconder estos objetos, para favorecer la recuperación de la perra.
   
Otras pautas que se recomiendan para que le hembra supere cuanto antes y con más facilidad la pseudogestación son:
-Evitar que la perra se lama las mamas, ya que de esta manera se produce más cantidad de leche. 
-Incrementar la cantidad de ejercicio físico. 

-Reducir la ingestión de agua. De esta manera, se restringe la producción de leche.
 
La manera más eficaz de reducir la posibilidad de que una perra padezca un embarazo psicológico es la esterilización, que consiste en una operación quirúrgica que evita que la hembra tenga el celo y que, además conlleva ventajas sanitarias si se realiza antes de que la hembra cumpla el año de edad, ya que se reducen de manera considerable la aparición de quistes en los ovarios y tumores de mama.

 
El peligro está en la educación 
Un amable lector nos envía esta postal compuesta por tres fotografías en las que aparece un ejemplar de perro pitbull y en la que muestra su opinión sobre el comportamiento agresivo de algunos perros.

 
"No hay razas peligrosas o agresivas". 
Un lector nos envía la siguiente opinión sobre una noticia 
aparecida en  "Nuestras Mascotas":
 
Nuestro asiduo lector y cliente, Miguel Martín Jiménez,
nos ha remitido una cortés corrección a
la noticia aparecida en la sección "Noticias de España" de nuestras Newsletter del mes de julio y referida a Galicia, titulada "En esta comunidad hay censadas 250.000 mascotas potencialmente peligrosas". Al final del segundo párrafo de la noticia, terminábamos aplicando indebidamente las palabras "perros de razas agresivas".
Nuestro comunicante dice en su correo: "Siento corregirles y decirles que, según la legislación actual, las razas peligrosas no existen.  
 
N. de R. La Redacción de "Nuestras Mascotas" acoge y valora esta argumentada opinión de nuestro lector y amigo. Quisieramos que quedase claro que no existen en los perros (ni en las personas) las "razas agresivas" sino que, en todo caso, existen las razas consideradas potencialmente peligrosas (al menos así lo especifica la ley) debido a unas características físicas (mayor potencia muscular, peso, presión en la mordida, sensación al dolor, etc.)de las que otras razas carecen". 
Recogemos la corrección y pedimos excusas a nuestros lectores por el uso inadecuado de estos términos.
 No hay "razas peligrosas", sino "potencialmente peligrosas".
Un lector nos envía la siguiente opinión sobre una noticia
aparecida en  "Nuestras Mascotas":

En la sección Noticiario Breve de "Nuestras Mascotas" del pasado mes de  enero se publica una noticia titulada "Aluvión de multas por llevar perros peligrosos con correa extensible". Con relación a esa noticia, querría manifestar mi malestar con ustedes por el encabezado de dicho artículo.

Como aseguradora relacionada con mascotas, me parece inaceptable que tilden a una raza como peligrosa puesto que eso es falso. La denominación correcta es "Potencialmente peligrosa" ya que debido a las características físicas del animal en caso de incidente es más probable el daño físico grave.

Lo cierto es que en una primera lectura de su boletín creí que seria una errata o despiste del redactor pero visto que en la noticia ampliada vuelven a cometer el mismo error de tildar a unas razas de peligrosas.

Ruego tengan más consideración con la redacción de los boletines de noticias, no solo por que algunos de sus clientes podamos sentirnos molestos sino porque la noticia no es verdad ya que no existen razas de perros peligrosos. Gracias por su disponibilidad y espero que la observación de este modesto cliente la tomen en consideración para boletines posteriores.



N. de R. La Redacción de "Nuestras Mascotas" acoge y valora esta argumentada opinión de nuestro lector y amigo. Nos parece acertado no considerar a un perro como peligroso por pertenecer a una determinada raza, sino por las enseñanzas y costumbres que le haya podido inculcar su dueño y que determina en gran parte su comportamiento.
Agradecemos a nuestro lector y amigo su deferencia, al tiempo que le participamos que la expresión "raza peligrosa" ha sido suprimida en nuestra  publicación y ha sido sustituida por "potencialmente peligrosa".


NUESTRAS MASCOTAS invita a sus lectores a asumir el contenido de esta nueva sección que denominamos "Hablan nuestros lectores" .
En ella incluiremos no sólo  las opiniones coincidentes o discrepantes sobre cualquier tema relacionado con nuestros amigos,  sino también aquellas noticias y enseñanzas que hagan relación  a su comportamiento, casos conmovedores,  experiencias, curiosidades, novedades y actividades relacionadas con nuestros mejores amigos.


 



 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5