Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Hablan Nuestros Lectores


 
 

 

<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

Peculiaridades alimenticias del gato
 
Mayo 2015
Un amable lector nos dice que ha adoptado un gato hace un mes y que le gustaría conocer los rasgos o características que le definen a la hora de alimentarse
Hay que tener en cuenta que los gatos tienen un hígado peculiar si se compara con el de los perros.

El felino, cuando deja de comer, bien porque carece de alimento o por enfermedad, corre el riesgo mortal de padecer lipidosis hepática. Esta patología consiste en una alteración del funcionamiento del hígado, que se produce cuando el gato no ingiere grasa.

Este órgano carece de la capacidad y reservas grasas de otros mamíferos y por ello es más proclive a alteraciones graves que, una vez desencadenadas, son difíciles de tratar y pueden provocar la muerte del gato.

Por ello, conviene consultar al veterinario cuando el felino deja de comer. De esta forma se descartan enfermedades y se toman medidas pronto, para que pueda alimentarse de nuevo de manera adecuada. 

Los gatos necesitan hidratarse a través del alimento
Los veterinarios aconsejan que el gato alterne pienso seco con húmedo, con el fin de aportarle una hidratación extra, ya que es un animal que tiende a ingerir escasa agua. La razón se encuentra en el origen desértico de los actuales felinos domésticos.

Sus ancestros africanos estaban adaptados para sobrevivir con la ingestión de escasa cantidad de agua, y este rasgo se mantiene en los gatos actuales. Por ello, el alimento húmedo es una manera de completar la ingestión de líquido para el felino. Además, el agua limpia y fresca no le debe faltarle nunca en casa. 

Los gatos urbanos que no salen al exterior, viven solos y están castrados son propensos a padecer obesidad, una enfermedad que puede acarrear consecuencias graves para su salud, como la diabetes. Alrededor del 40% de los felinos sufren obesidad, según estudios al respecto. 

Los gatos no salen a pasear tres veces al día, como los perros, y son dormilones por naturaleza.

Si, además, tienen falta de actividad, porque no cuentan con compañero de juegos, y están esterilizados, suelen acabar por acudir más veces al plato a comer de lo recomendable. Por ello, a estos felinos de vida sedentaria conviene ofrecerles un pienso bajo en calorías, procurar racionarles la comida y animarles a que realicen alguna actividad física, como a través del juego. 

Los gatos racionan su comida
Otra peculiaridad de los gatos frente al plato es que come pequeñas cantidades de pienso en varias ocasiones al día.

Lo habitual en ellos, con excepción de los que están castrados, viven en pisos y tienen poca actividad, es que sepan regular la cantidad de alimento que ingieren, de forma que, aunque el cuenco de comida esté lleno de pienso, el felino evitará darse un atracón y preferirá visitar el comedero de manera reiterada a lo largo del día. La razón es que los gatos son cazadores solitarios que obtienen alimento de la naturaleza de vez en cuando, y su estómago está adaptado a esta circunstancia. 

Un rasgo específico y distintivo de los felinos es su acicalamiento diario con la lengua. Este afán por su aseo corporal tiene como consecuencia el cúmulo de bolas de pelo en su estómago que le pueden provocar vómitos y molestias intestinales. 

Para mantener el tránsito intestinal fluido del gato, existen piensos específicos que favorecen la expulsión del pelo acumulado en el estómago. Un producto que también ayuda a mantener limpio de pelos el tracto intestinal del felino es la malta, un laxante natural que se comercializa en formato de tubo y con textura de pasta. 
Conseguir una buena convivencia entre niños y animales
Diciembre 2014
Una amable lectora nos formula esta pregunta esta pregunta: "Voy a tener un bebé y convivimos con un perro y un gato desde hace cinco años. Me gustaría conocer ciertas pautas para garantizar que la llegada del niño o niña a casa no va a generar problemas con los animales. 
Los niños que viven con perros aprenden habilidades sociales, aumentan su capacidad empática y desarrollan su sentido de la responsabilidad. Pero, para que la experiencia resulte positiva, hay que marcar a los pequeños ciertas pautas que les orienten sobre cómo relacionarse con su compañero de juegos.

En primer lugar, hay que partir de la base de que el niño debe respetar los espacios y momentos en los que el perro, el gato o cualquier otro animal doméstico necesitan intimidad y tranquilidad.

Es el caso del momento en el que el animal come o duerme. Es muy recomendable explicar al niño que el animal no es un juguete, sino un ser vivo, que depende de nuestros cuidados y tiene sus necesidades. 

Las reglas de comunicación y relación del perro no siempre coinciden con las del grupo humano. Por ello,  es aconsejable enseñar al niño esas normas, así como a no traspasar ciertos límites en la convivencia con el animal. 

Independientemente de la especie de que se trate, cada animal tiene su carácter. Y los hay que son más adecuados para convivir con niños, porque son más pacientes, tranquilos y les gusta la compañía y el juego con los niños.

Es el caso, por ejemplo, del chihuahua, que no se considera un perro adecuado para la convivencia con niños; no tiene paciencia y a menudo es posesivo con quien considera su dueño. 

En cuanto a las hembras, por ejemplo de gato o de perro, suelen ser mejores compañeras de los niños que los machos, aunque no se puede generalizar. Ellas suelen ser más pacientes, menos territoriales, más dóciles, tranquilas y tienden a ser muy protectoras con los niños y con las personas mayores.

Niños responsables 
Otra cuestión a tener en cuenta con la convivencia entre niños y animales en casa es la implicación del niño en las tareas diarias del cuidado de su animal. Puede sacarlo a pasear, encargarse de cepillarle el pelaje, ocuparse de que tenga agua limpia o acompañarle al veterinario.

De esta manera, el niño desarrollará su sentido de la responsabilidad y el animal le reconocerá como un amigo que cuida de él y al que tiene que respetar. 
Hay que tener en cuenta que un niño muy pequeño, de entre uno y cuatro años, se relaciona y participa de manera distinta con un animal en casa, por ejemplo con un perro, que un pequeño que sea mayor de cuatro años. Y es que, un bebé que gatea no tiene la misma capacidad de relación con un animal que otro que puede sacarle a pasear o interactuar más con él a través de diferentes juegos.

Es probable que el bebé que comienza con sus primeros pasos quiera acercarse a un perro para agarrarle del pelaje, estirarle de la cola o de las orejas. Al niño, el perro o el gato, le llaman mucho la atención por su aspecto diferente y es recomendable que lo antes posible, los padres comiencen a explicar al niño cómo debe acercarse a los animales.

De esta manera, se sentarán unas bases de relación correctas para que a medida que el pequeño crezca y evolucione, estreche lazos de amistad con su animal, que se convertirá en un buen amigo y compañero de juegos.

Cómo actuar cuando te roban un perro 
Uno de nuestros amables lectores nos han enviado esta pregunta: "A mi amiga le han robado el perro hace unos días, yo también tengo perro y creo que esta situación resulta dramática para los dueños, así que quisiera saber qué pautas hay que seguir para intentar recuperar al animal". 
Por desgracia, hay desaprensivos que se dedican a robar perros, sobre todo si son de raza, para venderlos, utilizarlos en peleas de perros o sobreexplotar a las hembras, para que críen una camada tras otra, con el fin de lucrarse con la venta de los cachorros.

El primer paso a dar frente al robo o desaparición del perro es denunciar la situación en la policía, colocar carteles por la zona donde desapareció el animal con el teléfono móvil de los dueños y la foto del perro.

En caso de que se crea conocer la identidad de los autores del robo, se puede presentar una querella criminal. Consiste en una declaración escrita, para poner en conocimiento del juzgado de instrucción los hechos, que constituyen el delito de hurto o robo del perro.
Con la presentación de la querella criminal, se solicita la apertura de una causa penal, que será objeto de investigación.
Los dueños del perro, españoles o extranjeros, pueden interponer la querella por escrito.

Las pruebas, clave 
Cuando un perro es robado, resulta recomendable adjuntar todas las pruebas que puedan servir para probar los hechos: fotos, testigos o matrículas de vehículos. Si se trata de un delito sobre el que hay un temor fundado de que el presunto culpable pudiera huir de la Justicia, se puede acudir a la policía, para solicitar la práctica de las primeras diligencias y, si procede, detener al delincuente.

En caso de que se ignore quien ha robado al perro, se puede interponer una denuncia en comisaría. Es recomendable aportar testigos, si los hubiera.

Si el animal está identificado con microchip, las probabilidades de encontrarlo son mayores. Hay que avisar al centro de datos donde se registran los códigos de microchip de la comunidad autónoma donde se reside, para dar a conocer la pérdida del animal.

De esta manera, si alguien intenta cambiar el código del microchip del perro desaparecido, se podrá detectar.

En el caso de que quien roba al animal, lo abandonara, cuando alguien lo recoja y lo lleve a una clínica veterinaria, albergue o centro de recogida municipal, localizarán a los dueños con facilidad a través del microchip.

Una recompensa económica para quien ofrezca pistas sobre el paradero del perro, es una buena opción para fomentar la colaboración de otras personas en la resolución del caso. También se pueden colocar carteles con una foto del perro, datos de contacto y la cantidad que se ofrece como recompensa.

No obstante, más vale prevenir que curar y, por ello, para evitar que roben el perro es recomendable no dejar solo al animal en la calle, por ejemplo, si se va entrar a un comercio. 
El embarazo psicológico de la perra
Tengo una galga de cinco años que tiene síntomas de tener embarazos psicológicos.
El caso es que cambia de carácter y se vuelve esquiva cuando le ocurre, a pesar de que es una perra equilibrada y cariñosa, quisiera saber por qué se producen los embarazos psicológicos en las perras y qué hacer para evitarlos.

El embarazo psicológico de una perra es un desajuste hormonal, que atraviesan las perras de manera habitual, alrededor del 60% de ellas puede padecerlos a lo largo de su vida. Los síntomas de una hembra canina que atraviesa un embarazo psicológico son: abdomen inflamado, aumento del tamaño de las mamas y producción de leche. No obstante, la hembra también experimenta cambios de comportamiento como: tratar objetos o juguetes como si fueran sus crías, inquietud, nerviosismo y, en algunos casos síntomas de parto.

En principio, una perra con embarazo psicológico o pseudogestación no precisa un tratamiento farmacológico, ya que los síntomas remiten por sí solos en unos días. Pero, desde la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, advierten que hay perras que sí necesitan un tratamiento, por alteraciones graves de conducta o producción de leche que puede derivar en mastitis o inflamación de las mamas.

El embarazo psicológico de una perra se suele producir cuando ha transcurrido un mes y medio del último celo. Lo habitual, es que el desajuste hormonal que provoca la pseudogestación dure unas tres semanas. 

Una perra con embarazo psicológico puede estar decaída y más sensible de lo habitual, así que necesita por parte de sus dueños más cariño y atención del habitual. Los paseos más largos y mantener entretenida a la hembra ayudarán a que supere con más facilidad el bache emocional.

Un comportamiento habitual en una perra que atraviesa un embarazo psicológico es el de hacer un nido con muñecos o juguetes, como si se tratara de sus cachorros. En este caso, los veterinarios recomiendan retirar y esconder estos objetos, para favorecer la recuperación de la perra.
   
Otras pautas que se recomiendan para que le hembra supere cuanto antes y con más facilidad la pseudogestación son:
-Evitar que la perra se lama las mamas, ya que de esta manera se produce más cantidad de leche. 
-Incrementar la cantidad de ejercicio físico. 

-Reducir la ingestión de agua. De esta manera, se restringe la producción de leche.
 
La manera más eficaz de reducir la posibilidad de que una perra padezca un embarazo psicológico es la esterilización, que consiste en una operación quirúrgica que evita que la hembra tenga el celo y que, además conlleva ventajas sanitarias si se realiza antes de que la hembra cumpla el año de edad, ya que se reducen de manera considerable la aparición de quistes en los ovarios y tumores de mama.

 
El peligro está en la educación 
Un amable lector nos envía esta postal compuesta por tres fotografías en las que aparece un ejemplar de perro pitbull y en la que muestra su opinión sobre el comportamiento agresivo de algunos perros.

 
"No hay razas peligrosas o agresivas". 
Un lector nos envía la siguiente opinión sobre una noticia 
aparecida en  "Nuestras Mascotas":
 
Nuestro asiduo lector y cliente, Miguel Martín Jiménez,
nos ha remitido una cortés corrección a
la noticia aparecida en la sección "Noticias de España" de nuestras Newsletter del mes de julio y referida a Galicia, titulada "En esta comunidad hay censadas 250.000 mascotas potencialmente peligrosas". Al final del segundo párrafo de la noticia, terminábamos aplicando indebidamente las palabras "perros de razas agresivas".
Nuestro comunicante dice en su correo: "Siento corregirles y decirles que, según la legislación actual, las razas peligrosas no existen.  
 
N. de R. La Redacción de "Nuestras Mascotas" acoge y valora esta argumentada opinión de nuestro lector y amigo. Quisieramos que quedase claro que no existen en los perros (ni en las personas) las "razas agresivas" sino que, en todo caso, existen las razas consideradas potencialmente peligrosas (al menos así lo especifica la ley) debido a unas características físicas (mayor potencia muscular, peso, presión en la mordida, sensación al dolor, etc.)de las que otras razas carecen". 
Recogemos la corrección y pedimos excusas a nuestros lectores por el uso inadecuado de estos términos.
 No hay "razas peligrosas", sino "potencialmente peligrosas".
Un lector nos envía la siguiente opinión sobre una noticia
aparecida en  "Nuestras Mascotas":

En la sección Noticiario Breve de "Nuestras Mascotas" del pasado mes de  enero se publica una noticia titulada "Aluvión de multas por llevar perros peligrosos con correa extensible". Con relación a esa noticia, querría manifestar mi malestar con ustedes por el encabezado de dicho artículo.

Como aseguradora relacionada con mascotas, me parece inaceptable que tilden a una raza como peligrosa puesto que eso es falso. La denominación correcta es "Potencialmente peligrosa" ya que debido a las características físicas del animal en caso de incidente es más probable el daño físico grave.

Lo cierto es que en una primera lectura de su boletín creí que seria una errata o despiste del redactor pero visto que en la noticia ampliada vuelven a cometer el mismo error de tildar a unas razas de peligrosas.

Ruego tengan más consideración con la redacción de los boletines de noticias, no solo por que algunos de sus clientes podamos sentirnos molestos sino porque la noticia no es verdad ya que no existen razas de perros peligrosos. Gracias por su disponibilidad y espero que la observación de este modesto cliente la tomen en consideración para boletines posteriores.



N. de R. La Redacción de "Nuestras Mascotas" acoge y valora esta argumentada opinión de nuestro lector y amigo. Nos parece acertado no considerar a un perro como peligroso por pertenecer a una determinada raza, sino por las enseñanzas y costumbres que le haya podido inculcar su dueño y que determina en gran parte su comportamiento.
Agradecemos a nuestro lector y amigo su deferencia, al tiempo que le participamos que la expresión "raza peligrosa" ha sido suprimida en nuestra  publicación y ha sido sustituida por "potencialmente peligrosa".


NUESTRAS MASCOTAS invita a sus lectores a asumir el contenido de esta nueva sección que denominamos "Hablan nuestros lectores" .
En ella incluiremos no sólo  las opiniones coincidentes o discrepantes sobre cualquier tema relacionado con nuestros amigos,  sino también aquellas noticias y enseñanzas que hagan relación  a su comportamiento, casos conmovedores,  experiencias, curiosidades, novedades y actividades relacionadas con nuestros mejores amigos.


 



 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5