Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad



<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Las graves consecuencias de las mutilaciones de las mascotas






A muchos perros se les apuntan partes de su cuerpo por motivos estéticos o por darles un aspecto más fiero.

 

 

 

 

 

 

 

Todos estamos ya “acostumbrados” a ver por la calle a perros con los rabos o las orejas cortadas simplemente porque pertenecen a determinada raza, por ejemplo, a los bóxer se les corta la cola, a perros como los pitbull o doberman las orejas y el rabo, etc. Siguiendo con estos ejemplos, en el caso del bóxer los motivos son puramente estéticos, mientras que en el caso de los doberman, pitbull y este tipo de razas a este motivo se le añade el de darles un aspecto más fiero.

Otra operación menos habitual, y aún más “caprichosa” si cabe, pero que aunque parezca increíble también se realiza es la cordectomía. En lo que consiste esta operación es en cortar las cuerdas vocales al perro para que no pueda ladrar y, como defienden los dueños de los perros a los que se les ha realizado, “los vecinos no se quejan”.

LAS CONSECUENCIAS

Vamos ahora a explicar con más detalle las consecuencias de cada una de estas operaciones en el animal. En el caso de la amputación de orejas y/o rabo, para empezar, es una operación que se debe realizar cuando el perro es un cachorro muy pequeño y debe hacerse con anestesia general, con el riesgo que ello conlleva. Además, al ser una operación, produce heridas que tardan en curarse y durante ese proceso de curación se pueden producir muchos problemas secundarios graves y muy molestos para el animal.

Hasta ahí, el sufrimiento físico del perro, pero a ello hay que añadirle lo que supone esta operación para su socialización con otros perros e incluso para comunicarse con el hombre. Todos sabemos que los perros tienen un lenguaje corporal en el que las partes de su cuerpo más importantes para comunicarse son, precisamente, las orejas y el rabo. Pongamos un ejemplo: un perro con orejas y rabo erguidos puede significar dominancia. Si el perro en cuestión tiene las orejas cortadas, obviamente, las va a llevar siempre erguidas y en la distancia puede provocar confusión en otros perros provocándose peleas innecesarias entre los demás y éste.

Con respecto a la amputación de las cuerdas vocales, sobran ejemplos y explicaciones sobre la repercusión en el pobre animal.

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5