Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad



<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Hay amores que “matan”

La ansiedad por separación en el perro es consecuencia del excesivo apego a su dueño.

 
 

 Ladrar de forma convulsiva, destruir muebles de casa o hacer deposiciones en sitios no apropiados son manifestaciones de la ansiedad que sufren algunos perros cuando se quedan solos en casa. Estas manifestaciones de ansiedad son mayores cuando mayor es el apego que el perro tiene a su dueño, cuando más dependiente es de él. No hace falta que el tiempo que permanezca fuera de casa sea prolongado. La ansiedad por separación aparece incluso en separaciones de corta duración, de apenas unos minutos.

Volver al hogar y encontrar que nuestro perro ha mordido los cojines, arañado el sofá o removido la arena de las macetas pueden ser señales de que nuestro amigo adolece de un temor inusitado a la soledad. Otros avisos que pueden revelar que el can padece el síndrome de la ansiedad por separación son los ladridos y lloros continuados, los arañazos en la puerta tras haber abandonado la casa o las defecaciones y micciones dentro de casa.

Síntomas menos frecuentes en un animal que padece ansiedad durante la soledad son los vómitos y las diarreas durante la ausencia del propietario. Cuando la angustia es muy pronunciada, el perro puede incluso llegar a producirse calvas y heridas en la piel (dermatitis) como consecuencia del lamido constante de determinadas zonas de su cuerpo.

El perro es un animal tan inteligente que detecta las más mínimas señales de la salida inminente de su amo. El sonido de las llaves, el ponerse los zapatos o sacar el abrigo del armario desencadenan una reacción instantánea en el perro que puede ocasionar a continuación una manifestación de estrés o ansiedad.

LAS RAZONES

Los expertos conocedores de la conducta de los perros creen que la razón fundamental de este comportamiento es que el animal no ha logrado afianzar su independencia durante su etapa de cachorro. El comportamiento del perro después de la salida de casa de su dueño es consecuencia del pánico extremo que padece el animal al quedarse solo. La mascota, en ningún caso, trata de castigarnos.

Conviene recordar, no obstante, que el animal no suele ser el responsable de su falta de autonomía: en no pocas ocasiones es el propietario el culpable del excesivo apego que siente su perro por él. Unas atenciones constantes recibidas por parte de la familia suelen explicar, en no pocos casos, esta nada saludable dependencia del perro. Por eso, la cría de perro debe afianzar su autonomía durante los primeros meses de vida.

Para reducir el excesivo apego que siente el perro por su dueño, se ha de intentar ignorar las abusivas demandas de atención que solicita el animal. Contrarrestar la falta de atención con premios (comida, caricias, juguetes o palabras amables) cuando el animal se comporta de un modo tranquilo ayudará a la mascota a sentirse cómoda y confiada.

Respetar los horarios de las comidas y de los paseos del perro favorece que la mascota recobre la serenidad. Estos cambios tratan de potenciar la felicidad de nuestro amigo y reducir la angustia que experimenta cuando llega el momento de la separación.

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5