Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad



<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Los riesgos del verano

Golpes de calor, alergias, intoxicaciones y accidentes aparecen con más frecuencia en esta época del año.

 
 


El VERANO parece una estación propicia para hacer actividad al aire libre, para convivir con nuestra mascota y para utilizar espacios no concurridos en otras épocas del año. Parece un periodo vacacional, en el sentido de que parece no exigir cuidados especiales.
Es un error. El verano conlleva muchos riesgos que no se dan en otras estaciones. Estos son los más frecuentes en opinión de los médicos veterinarios

GOLPE DE CALOR.
Cuando la temperatura corporal sube por encima de lo que es habitual se producen una serie de daños muy graves en el organismo que incluso pueden provocar la muerte. Hay que recordar que, a diferencia de las personas, los perros solo tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patas, por lo que regulan su temperatura de forma poco eficiente,mediante el jadeo.
Para evitarlo hay que tener siempre a disposición del animal agua fresca y abundante, sacarlo a pasear a primera y a última hora del día, mantenerlo en una zona bien ventilada y, sobre todo, nunca dejarlo solo en el interior de un coche.

ALERGIAS.
Con la llegada del calor, algunas razas de perros especialmente sensibles sufren alergias. Además, al desplazarse a los lugares de veraneo puede que entren en contacto con sustancias no habituales como polen o alimentos (alérgenos).

Los síntomas característicos se suelen manifestar en la piel y en el aparato respiratorio, de modo que el animal se rasca en exceso, tiene conjuntivitis, se lame repetidamente las patas y otras zonas de su cuerpo, etc. Para evitar estas molestias, hay que mantener al perro alejado del alérgeno y, en algunos casos, utilizar productos cosméticos adecuados.

INTOXICACIONES.
Los perros son curiosos por naturaleza y con los paseos veraniegos pueden hacer descubrimientos poco saludables. Pesticidas, basuras, insectos o plantas tóxicas pueden entrar en su boca si el propietario se descuida y causarle una intoxicación.

Si la mascota vomita, jadea en exceso, tiene fiebre, dolor o alguna erupción cutánea, hay que acudir de inmediato a un centro veterinario. Estos problemas se pueden evitar si el dueño está siempre pendiente del animal y lo lleva atado en corto.

LESIONES.
Las roturas de los ligamentos, fracturas de huesos o contracturas se producen cuando el animal realiza un sobreesfuerzo.
Por lo tanto, si bien los paseos veraniegos aportan muchos beneficios tanto al propietario como a la mascota, nunca hay que forzarla a hacer más ejercicio del habitual aprovechando el exceso de tiempo libre.

PELEAS.
Los encuentros con mascotas desconocidas no son siempre amistosos. Si el propietario se encuentra en un lugar con otros animales, conviene mantener al perro bien sujeto hasta comprobar las intenciones de los demás.
Pérdida. En un lugar nuevo no es raro que un perro se desoriente y se pierda. Para evitarlo, hay que tenerlo siempre controlado y asegurarse de que el microchip contiene los datos del propietario correctos, es el único sistema que permitirá el reencuentro con una mascota extraviada.

ATROPELLOS.
Al caminar cerca de una carretera, el perro siempre debe ir sujeto con la correa ya que, por muy obediente que sea, puede seguir su instinto y lanzarse en busca de algún animal justo cuando circula un coche.

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5