Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad


 

 

   <<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Si vuestra mascota no puede viajar con vosotros, la opción es una residencia de animales.

Para elegir la más adecuada, conviene visitar varias y fijarse en determinados aspectos del establecimiento.
Cuando, por diferentes circunstancias, nuestro perro o gato no puede viajar con nosotros, existe la opción de que el animal se aloje en una residencia para animales.

No obstante, conviene elegir la adecuada para que esté bien atendido durante la ausencia de los dueños.

Los precios de las residencias de animales en España varían en cada comunidad autónoma.

Las tarifas, que dependen de los servicios que se ofrezcan, oscilan entre 10 y 22 euros diarios. Hay residencias con hilo musical y actividades recreativas, como una pista para hacer ejercicio. Otras tienen piscina, aire acondicionado y calefacción. Incluso, algunas, cuentan con circuitos de televisión para que los dueños puedan ver a su animal a través de Internet.

La separación de los dueños resulta traumática para el perro, por eso hay que intentar que esté bien atendido y se sienta lo más cómodo posible.

Con el fin de elegir una residencia adecuada para el perro o el gato, conviene visitar varias y fijarse en aspectos como: 

Las condiciones higiénico-sanitarias de las instalaciones, es decir, si están limpias y cuidadas y las jaulas de los animales son amplias. 
Si los perros o los gatos están contentos, aseados y tienen agua limpia a su disposición. 
Si la residencia cuenta con servicio de atención veterinaria. 
Si el centro tiene licencia como establecimiento autorizado para desarrollar su actividad. 


Garantizar el mejor servicio

Los responsables de la residencia necesitan conocer la mayor cantidad de datos posibles sobre los animales que atenderán, para así poder cubrir sus necesidades de una manera adecuada.

También es aconsejable que sepan si el perro o el gato tienen necesidades especiales, padecen alguna enfermedad o son alérgicos a algún medicamento o alimento.

Por ello, Cuando se visita la residencia, una manera bastante fiable de comprobar si el centro funciona bien es observar las condiciones en las que se encuentran los animales que están allí en ese momento; si están contentos, limpios o tienen buen aspecto.

Si hay posibilidad, se puede hacer una visita previa con el animal para que el lugar le resulte más familiar cuando tenga que quedarse.

Incluso, lo más recomendable, en el caso de los perros, es que permanezcan unas horas solos en la residencia para que se familiaricen con las instalaciones y el entorno, antes de permanecer allí varios días.
Otra cuestión a tener en cuenta es dejar un teléfono de contacto, por si surge algún imprevisto. También se puede llamar a la residencia para preguntar por el animal.

Asimismo, una opción para tener al perro o el gato más cerca es elegir una residencia en el lugar de destino de nuestras vacaciones. De esta manera, podemos visitarles cuando queramos. 

Otra forma de colaborar a que el animal se sienta más cómodo es llevar a la residencia su cama, su juguete preferido y su alimento habitual. Además, en el caso de que ingresen en la residencia dos perros que conviven bajo el mismo techo, es aconsejable que estén juntos para que se sientan menos desprotegidos y más acompañados.

Evitar irregularidades

Por otro lado, aunque no tienen por qué ocurrir irregularidades con el trato del perro en la residencia, es aconsejable firmar un contrato de depósito.

En él se puede recoger el precio estipulado por día de alojamiento, así como las condiciones en las que residirá el perro o el gato y los compromisos que asume la residencia con respecto a su cuidado. De esta manera, en caso de que suceda alguna irregularidad, será más sencillo reclamar.

Por último, hay que tener en cuenta que un animal asegurado tiene cubiertos los costes económicos derivados de accidentes o enfermedades, según sean las características de la póliza contratada.
 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5