Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad


    

 

   <<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Después de la operación de nuestra mascota.


Los perros operados de una cirugía en la columna vertebral o que han perdido mucha masa muscular en la rodilla, codo u hombro son pacientes habituales de los centros de rehabilitación y fisioterapia canina. 

La fisioterapia canina se puso de moda hace unos diez años. Incluye una serie de técnicas que tienen como finalidad la recuperación de un animal convaleciente.

La rehabilitación busca aliviar el dolor, reducir la inflamación y minimizar la atrofia de músculos, cartílagos, tendones y ligamentos. 

Las sesiones de fisioterapia con un perro o un gato operado duran entre 40 minutos y una hora y media, según el estado físico del animal. Un perro recibe entre dos y tres sesiones cada semana, por lo que el tratamiento se puede prolongar hasta dos o tres meses. Cada cita con el fisioterapeuta cuesta alrededor de 20 euros. 

La fisioterapia ayuda a que un animal operado se reponga antes. Por ejemplo, un perro que ha pasado por el quirófano y recibe rehabilitación reduce su tiempo de recuperación, en un 35% .

Por otro lado, la presencia de los dueños durante las sesiones de fisioterapia de su animal es clave para conseguir que esté más relajado y se deje manipular con más facilidad la zona afectada por la cirugía. 

En el caso de los cachorros, no suelen necesitar tratamiento de rehabilitación porque se recuperan con mucha facilidad de los traumatismos.

Las técnicas de fisioterapia y rehabilitación que se utilizan con los animales de compañía son muy similares a las de las personas. El láser y los aparatos de onda corta (ultrasonidos) ayudan a reducir la inflamación de la zona afectada por la cirugía y a eliminar el dolor. 

También se usa la estimulación eléctrica, que consiste en aplicar electrodos, que movilizan los músculos del perro para reforzarlos y recuperarlos. 

Por otro lado, la hidroterapia canina usa agua con determinada presión y temperatura para relajar los músculos afectados por la cirugía. No obstante, los masajes para el perro son lo más importante para lograr la recuperación del animal. 

El papel de los dueños es fundamental para que el perro operado se recupere pronto. El 60% de la rehabilitación depende de los cuidados que el animal recibe en casa. 

Ello implica dedicar al animal recién operado al menos una hora y media. Este tiempo hay que invertirlo en que el perro realice los ejercicios que le marque su fisioterapeuta: subir y bajar escaleras, caminar por rampas ascendentes y descendentes así como pasear.

También es importante bañar al perro con agua caliente, para relajar la musculatura.

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5