Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad


    

 

   <<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Perros, gatos y frío.


El gato mantiene más fácilmente que el perro su calor corporal porque no necesitan salir tres veces al día a la calle.

Las temperaturas extremas, tanto las bajas como las altas, no son recomendables para la salud de los perros ni de los gatos. De hecho, los felinos, cuyos ancestros vivían originalmente en el desierto africano, son más sensibles al frío, porque están aclimatados a las altas temperaturas. Las personas que conviven con gatos, saben que en cuanto hay un rayo de sol o una fuente de calor, por escasa que sea, allí se coloca su gato para subir su temperatura corporal.

No obstante, los gatos tienen la ventaja de no necesitar la calle tres veces al día en invierno para pasear, por lo que pueden mantener más fácilmente su calor corporal en casa frente a las bajas temperaturas del exterior.

Los perros necesitan una protección específica contra el frío para sus salidas a la calle, como:

Secar bien al perro tras un paseo bajo la lluvia. Si el can se moja con la lluvia o la nieve durante el paseo, hay que protegerle con prendas que le abriguen e impermeabilicen frente a las inclemencias climatológicas. 

Proteger la cama del perro del frío. Los cambios bruscos de temperatura son los desencadenantes más habituales de enfriamientos en el perro. Hay que evitar colocar la cama del can al lado de la calefacción, donde esté demasiado caliente. De esta manera, se previene que acuse más la variación térmica con respecto al exterior. 

Evitar al animal los cambios bruscos de temperatura. La exposición a diferencias térmicas extremas es el peor enemigo para la salud del perro en invierno. Durante los meses más fríos del año, las casas tienen una temperatura elevada con respecto al exterior. La diferencia de temperatura bloquea los sistemas de defensa del can y los virus aprovechan este momento para atacar. 

Perros con protección natural 

Algunas razas caninas se adaptan sin problema a la vida a la intemperie y al frío. Es el caso de los perros llamados nórdicos, que cuentan con un pelaje espeso y con grasa, que les aísla del frío. Otros, como el Chihuahua o el Yorkshire Terrier, que son de pequeño tamaño, no soportan bien el frío y pueden enfermar, si no se les mantiene en el interior de la vivienda. Sin embargo, incluso en el caso de las razas de tamaño grande y con mucha cantidad de pelo, cuando el perro sea muy mayor, un cachorro o sufra alguna enfermedad crónica, debe salir abrigado a la calle. 


Asimismo, los perros muy jóvenes, muy mayores o con enfermedades, sobre todo si son de tracto respiratorio, cuando hace mucho frío, no deben estar mucho tiempo en la calle. 


En el mercado hay gran variedad de accesorios para el perro, entre ellos, prendas de abrigo e impermeables. Lejos de ser un capricho, el uso de estos abrigos ayuda de manera eficaz a proteger al perro frente a las inclemencias climatológicas. Esto, para animales con enfermedades crónicas, muy mayores o cachorros, supone una gran ayuda para evitar problemas de salud. Sin embargo, estos accesorios deben ser específicos para perros y adecuados para su tamaño. De esta manera, nos aseguramos de que la prenda cumple su cometido con seguridad. 

La tos perrera

La tos perrera o traqueobronquitis infecciosa es una enfermedad de carácter vírico, que puede contraer el perro en otoño o invierno. Es una enfermedad de poca gravedad, pero difícil de curar, que se puede prevenir a través de la vacunación. Sus síntomas son: tos, fiebre elevada, vómitos y mucosidad. 

Las enfermedades articulares, como la artrosis, es más probable que se manifiesten durante las épocas en las que el clima es frío y húmedo. En estas circunstancias, es más probable que el perro enferme en invierno y, sobre todo, en edades avanzadas. Para que el animal esté protegido frente a determinadas enfermedades, es recomendable tener el calendario de vacunaciones al día. 

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5