Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 


Hasta llegar a la clínica.  

Un alto porcentaje de las consultas veterinarias nacen de una emergencia. El dueño de un perro debe prevenir cualquier riesgo, empleando la correa y el collar, cuidando de no dejar productos tóxicos cerca de donde deambula su mascota y debe estar equipado con un botiquín de primeros auxilios. Además de todo ello, debe tener en cuenta algunos consejos de emergencia hasta llegar a la clínica de emergencias.

Normalmente, esta sección la dedicamos a los cuidados y dolencias más generales en los perros. Se trata de mantener el doble frente de la prevención y del diagnóstico de nuestras mascotas.

Hoy, esta sección dedicada al veterinario va a cambiar de perspectiva, porque vamos a tratar de los pequeños percances que pueden afectar a estos animales domésticos. Se trata de una amplia gama de incidentes que van desde una picadura de insecto hasta un atropello, pasando por intoxicaciones, mordeduras, etc.

En general, las emergencias veterinarias podrían reducirse extremando la vigilancia. Un veterinario consultado reconocía que la mayor parte de las emergencias veterinarias que llegan a las consultas tienen su raíz en el descuido del propio dueño.

Como recomendación general, sugerimos que en casa se tenga un pequeño botiquín de urgencias para unos primeros auxilios pero también tenemos que hacer la advertencia de que la mascota más mansa que pueda imaginarse, cuando sufre un fuerte dolor muerde sin reparos a la persona o animal que se encuentre.

LA CORREA Y EL COLLAR.

Los dos instrumentos más útiles para evitar el viaje hasta la clínica de emergencias, son el collar y la correa. Un perro suelto está expuesto a muchos más riesgos que uno que lleva correa y collar. No es un buen argumento de defensa el dueño que alega que su perro está bien educado. Hay muchos motivos por los que la educación del perro desaparece ante una provocación exterior. Dejar a un perro suelto es asumir graves riesgos para el perro y para los ciudadanos. Solamente se debe dejar suelto en los lugares especialmente dedicados al recreo canino.

Muchos dueños de perros que sacan a sus mascotas sin correa, se exponen al riesgo muy frecuente de que se originen peleas que suelen finalizar con mordeduras o roturas de huesos. Hay que controlar el instituto depredador de los animales, evitando que nuestra mascota se pelee con otros animales,

Si la pelea ha sido inevitable y nuestra mascota ha resultado herida por mordedura debemos localizar la herida, cosa no fácil. Los perros suelen morderse en el cuello, la cara, las orejas y el pecho. Aunque las marcas de los colmillos parezcan poco profundas, siempre es recomendable consultar al veterinario con el fin de descartar daños en el tejido muscular.

Ese cuidado es especialmente importante para evitar  accidentes de tráfico. Si el accidente se ha producido, hay que colocar al animal en posición de salvamento, tendido sobre su costado derecho, además de mantenerlo abrigado con una manta. Hay que actuar con serenidad pero rápidamente. Lo primero es llevarlo al veterinario más cercano. Un examen radiológico será necesario para conocer con seguridad qué zonas han sido afectadas.

Si el perro sangra, lo primero que hay que hacer es presionar la zona de sangrado con un paño limpio, gasas o algodón. Si la hemorragia continúa,.habrá que recurrir a los “torniquetes” con tiras de tela (nunca con gomas o cuerdas), aunque su realización debe ser considerada como una emergencia y nunca durar más allá de los 15 minutos. Si hay un hueso roto, lo mejor es sujetar el miembro afectado con la venda alrededor de una tablilla que lo mantenga inmóvil.

CUERPOS EXTRAÑOS.

También hay que extremar la atención para evitar que se alojen en el cuerpo de nuestra mascota cuerpos extraños. La extracción de estos cuerpos extraños constituye hoy uno de los motivos más frecuentes para acudir a emergencias veterinarias.

Dentro de las recomendaciones para alejar el peligro la fundamental es la de huir de los juguetes pequeños que pueden crear asfixia si se tragan. Las esquirlas de huesos pequeños también entran con excesiva frecuencia en los motivos de alarma. Un profesional veterinario reconoce que muchos de las emergencias en su clínica se deben a pequeñas ramas de árbol o arbusto que ha mordido el pequeño cachorro.

INTOXICACIONES.

Otra labor de vigilancia se debe centrar en lo que come nuestras mascotas, ya que son proclives a escarbar en basuras, substancias tóxicas, etc.

Si no ha sido posible evitar la ingesta de cualquier alimento en mal estado o se trata de substancias tóxicas o el perro tiene diarreas, la primera medida es tener al perro en ayuno doce horas y luego pasar a darle pequeñas raciones de arroz cocido, evitando las grasas.

Son muchas las cosas potencialmente tóxicas para perros, tanto por ingestión, como por contacto con la piel, por estructuras extremas o por vías respiratorias.

Cuando sospeche que se trata de un envenenamiento, deberá usted hacer todo lo posible para identificar el veneno. Recoja todos los detalles que puedan ayudar al veterinario. El diagnóstico de envenenamiento es difícil, ya que los síntomas pueden ser muy similares a los de otras enfermedades naturales.

LAS PICADURAS.

No es una preocupación mínima el actuar ante cualquier picadura de insecto que sufre nuestro perro. Si no podemos llevarle al veterinario rápidamente, es bueno administrarle un antihistamínico.

Si la picadura es de avispa, la primera decisión debe ser el retirarle al aguijón con una pinza y lavar la zona con vinagre diluido en agua. Si la picadura es de abeja, lo más adecuado es aplicar una comprensa de bicarbonato sódico.

<<Volver

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5