Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad

 


La depresión, el más habitual trastorno psicológico.

Muchos dueños de perros desdeñan los problemas psicológicos de sus mascotas. Creen que no existen trastornos  psicológicos en sus animales. Es un craso error, ya que cada día son más frecuentes en las consultas veterinarias los problemas debidos   conflictos psicológicos.

Hay que buscar las causas profundas en el comportamiento anómalo de un perro, indagar cual es el factor causante. Hay conductas violentas o depresivas que, por lo general, se deben a deficiencias del entorno en el que vive al animal. Incluso puede ser el propio dueño el que puede causar un sentimiento de rechazo en su mascota, como veremos ahora la tratar de la depresión canina.

Para algunos estudiosos del comportamiento canino, muchas situaciones de aburrimiento y reclusiones solitarias durante largo tiempo, pueden terminar en  estados depresivos o apáticos de un perro, al que pueden llegar si se suceden muchas situaciones de aburrimiento y reclusiones solitarias durante largos periodos de tiempo. Estos expertos afirman que el desorden doméstico también puede ser otra causa de su desarreglo interno.

LA DEPRESIÓN

De los problemas psicológicos que puede sufrir un perro, uno de los más habituales es la depresión, es decir, un estado patológico con disminución de toda la actividad psíquica que perturba su componente afectivo. Esta depresión canina puede estar en la raíz de un posterior comportamiento violento o desembocan en un aislamiento total del animal, que se inhibe del mundo que le rodea.

Las conductas depresivas o violentas de un perro tienen siempre un factor causante, que puede encontrarse cercano o, por el contrario, haber sucedido hace bastante tiempo y encontrarse registrado en la memoria del animal. Para cada caso individual existe una respuesta o causa diferente, pero lo habitual es que estas conductas se deban a deficiencias del entorno en el que se encuentra el perro, ya que es posible que no sea el más adecuado.

La mayor parte de los expertos afirman que la causa habitual de esta depresión es el propio amo  que no presta atención a su mascota el mayor responsable.

LOS SINTOMAS

La forma de exteriorizar su enfermedad puede verse de distintas maneras: apatía general, falta de respuesta ante estímulos gratificantes, somnolencia, inapetencia, sed excesiva, etc.

En las depresiones no existen razas, sino individuos. Es una patología que puede afectar a todas las razas por igual. Sin embargo,  cuando más hipersensible es el animal, mas riesgo de padecer la enfermedad. Ahora bien, según las estadísticas, los Terrier, los mestizos (especialmente los adquiridos en perreras o guarderías) son los más proclives a padecerla.

Es posible detectar a tiempo la depresión del perro. Para ello, es necesario que el dueño preste atención al animal, con el fin de observar su conducta y percibir si ésta es anormal. Así, si el perro presenta un carácter de apatía general, somnolencia, inapetencia o falta de interés ante estímulos gratificantes, se debe sospechar de una posible depresión.

Lo más recomendable en estas situaciones es intentar mantener la actividad del perro, así como el contacto con él, para que abandone el sentimiento de rechazo y se sienta apoyado por su dueño. En el caso de que no se pueda dedicar al animal el tiempo necesario, se puede suplir esta compañía por música, la radio o la televisión, durante los periodos de soledad. Aunque estos elementos nunca podrían sustituir el apoyo y el cariño humano, sirven de ayuda en los momentos del día en que el amo. Cualquier perro prefiere el afecto, la relación directa con su propietario y la seguridad de su líder, a la libertad de vivir bajo su indiferencia, lo que es lo mismo, al mutismo afectivo...

 

CAUSAS DE LA DEPRESIÓN

 Situaciones de aburrimiento.- La inactividad mental puede desencadenar en un estado de apatía y letargo psicológico.

Reclusiones solitarias.- El ladrido, si es especialmente rítmico, es una de las manifestaciones más comunes de la frustración.

Familias desorganizadas.- Ante un desorden doméstico, no es recomendable la compañía canina; la ausencia de hábitos en la vida del perro, además de producirle un desajuste funcional, podrá provocar un desarreglo psicológico.

Ansias de compañía.- Los perros llegaran a alterar su comportamiento se les deja solos demasiado tiempo, incluso desarrollando comportamientos neuróticos.

Falta de afecto.- Una disminución en la dosis de afectividad será, sin duda, traumático para cualquier canino.

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5