Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 


La familia y uno más (IV).  

La educación básica: la pulcritud.

 

En los tres números anteriores comentamos la importancia de la elección del cachorro como un nuevo integrante de la familia, tratamos también de los preparativos para recibirle y la alimentación en un omento clave en su vida. Hoy trataremos algunos ejemplos de comportamiento, como es el lugar de sus deposiciones y  las primeras salidas. Una de las costumbres que hay que inculcar en nuestra mascota es la pulcritud. En otras palabras: hay que enseñarle a ser limpio y que no haga sus necesidades en cualquier rincón.

En los primeros momentos, al no estar vacunado, no podemos sacarlo a pasear a la calle, por lo que tendremos que enseñarle a hacer sus necesidades en el suelo de alguna habitación fácil de limpiar, donde habremos extendido previamente unos periódicos. Un truco para enseñarle a hacer sus necesidades en el periódico consiste en poner periódicos impregnados con la propia orina del perro, para que el olor le incite a hacerlo allí.

Al principio se llenará la habitación con papel de periódico y luego se irá quitando progresivamente hasta dejar su rincón.  Cuando sorprendamos a nuestro perro ensuciando algún otro lugar que no sea el destinado para este fin, tendremos que regañarle con voz firme y llevarle encima de los periódicos, para que termine de hacer sus necesidades sobre ellos. Entonces le felicitaremos efusivamente, premiándole a continuación.

La reprimenda solamente debe hacerse en el mismo momento en el que el cachorro se encuentra haciendo deposición fuera del lugar indicado.  De lo contrario, el cachorro no relacionaría nuestro enfado con el hecho de haberse ensuciado. Si se le castiga en el mismo instante en que está haciendo sus necesidades, pensará que debe buscarse otro sitio, porque relacionará el castigo, no con la trasgresión, sino con el lugar que ha utilizado.

Algunos perros son muy limpios y aprenden enseguida; otros no lo son tanto, por lo que necesitaremos una buena dosis de paciencia. No obstante, tengamos presente que todos terminan aprendiendo a hacer sus necesidades donde nosotros pretendemos.

LA PRIMERA SALIDA.

Cuando el perrito haya sido vacunado y haya aprendido a realizar sus deposiciones en los periódicos, habrá llegado el momento de sacarle a la calle. Es una operación que requiere tiempo y una buena dosis de paciencia.

El animalito, que ha aprendido a hacer sus necesidades en los periódicos, le cuesta mucho al comienzo hacerlo  en la calle.En los primeros momentos, lo normal es que el perro se retenga en la calle y que busque sus periódicos al llegar a casa. Un veterinario recomienda que “quizás al principio tengamos que pasarnos horas en la calle hasta conseguir que lo haga por primera vez fuera. Cuando lo haya hecho hay que felicitarle y premiarle”.

Los expertos en educación de animales recomiendan que escarle a la calle es lo primero que debemos hacer cada día. Nuestra última obligación del día es sacarlos antes de acostarnos. Poco a poco iremos reduciendo hasta llegar a un mínimo de tres o cuatro, a poder siempre a la misma hora.

<<Volver

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5