Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

Los accidentes más frecuentes.
¿Qué hacer inmediatamente con su perro en caso de un percance?

   

Los accidentes del perro son una de las causas más numerosas para la visita al veterinario. Muchos de los dueños de perros llegan a las consultas sin haber cuidado la seguridad de su mascota o haber auxiliado  a su perro con alguna medida de urgencia. Este artículo quiere ofrecer algunos consejos para tratar a nuestra mascota sobre el terreno y en el mismo momento en que se ha producido el accidente.

Claro que el  primer consejo es de prevención. Es habitual que los perros sufran accidentes, sobre todo cuando son cachorros inquietos que recorren toda la casa y en muchas ocasiones se escapan de la atención de sus dueños. Aunque según van creciendo se vuelven más tranquilos, lo cierto es que los perros no son conscientes de los muchos peligros a los que están expuestos, por lo que los dueños son los responsables de vigilar y educar al perro para que no haya percances graves.

Según los profesionales veterinarios el accidente más frecuente es el atropello, lo que evidencia que existen aún muchos dueños que no llevan atados a sus perros con la  correa reglamentaria. Según las últimas estadísticas, más de 70 por 100 de los traumatismos y lesiones sufridos por los perros, son originadas por accidentes de tráfico que en muchas ocasiones tienen consecuencias mortales para los perros y en un elevado porcentaje también pueden amenazar la integridad física e incluso la vida de los seres humanos.

Los veterinarios consultados aseguran que, en la mayor parte de los casos, los traumatismos causados en el animal por los atropellos acaban, tarde o temprano,  con la muerte del perro. Si afectan a la cabeza son  traumatismos fuertes e intensos casi siempre irrecuperables. Si las afectadas son las extremidades, hay la posibilidad de hacer una reducción. En cualquier caso, nuestra recomendación es la de acudir inmediatamente al veterinario.

Como el dueño no conoce las lesiones internas que el accidente ha provocado, el traslado al veterinario debe ser delicado evitando de principio los mordiscos, ya que en el estado de pánico que tiene el perro en ese momento puede no reconocer ni a su propio dueño. Lo primero que hay que hacer es retirar al animal del lugar del percance e intentar tranquilizarle reduciendo las molestias que haya sufrido. En el caso de que el perro haya perdido la consciencia es aconsejable colocarle un bozal, ya que puede recuperarla repentinamente y volverse violento debido al dolor.

LAS ALMOHADILLAS DE LAS PATAS.  

Otro accidente bastante frecuente son los cortes por cristales en las almohadillas de sus patas y las roturas de uñas. Además, es un accidente aparatoso, ya que va a acompañado de una fuerte hemorragia.

Lo primero que hay que hacer con él animal es  aplicarle un torniquete para cortar la hemorragia y llevarlo al veterinario. Casi seguro que el veterinario  procederá al vendaje de  la parte dañada y le pondrá un antibiótico para evitar infecciones. Las almohadillas son una zona bastante  débil y, en muchas ocasiones, sin llegar a recibir cortes importantes, se suele producir la entrada de cuerpos extraños que se encuentran en el suelo y que pueden producir infecciones y cojera. Lo más conveniente es hacer una extracción de esos cuerpos extraños.

Una vez que se haya llevado al perro al veterinario y éste haya curado sus heridas, es necesario mantener una serie de precauciones para que éstas no empeoren. Es muy frecuente colocar en las heridas de los perros vendajes con el fin de evitar el contagio y absorber los flujos, además de ser el mejor medio para evitar que el animal se lama y rasque la zona herida. Hay que ser cuidadoso al vendar o cambiar los vendajes, limpiando y desinfectando siempre la herida previamente con yodo o antisépticos. Asimismo, hay que vigilar al animal de forma continua, ya que su intención será deshacerse de la venda. Cuando las heridas se encuentren en la cola hay que intentar inmovilizar al perro para evitar los choques de ésta.

POR LA BOCA.

La boca es uno de los puntos de inicio de muchos accidentes. Los perros comen muchas sobras de comida que los humanos dejan en espacios públicos, lo que les puede causar vómitos y diarreas, pero si se trata de huesos el problema puede ser mucho más grave. Los veterinarios recomiendan que no se le asuste el perro en el momento en que está tomando huesos, porque puede hacerle que se los trague aprisa y que se quede estancada en el paladar, el esófago e incluso que pase a la tráquea.

El juego con pelotas también causa problemas. Hay que cuidar que el tamaño de la pelota sea no sea mayor que la cavidad bucal del perro. También hay que vigilar las canicas, con las que los perros juegan en muchas ocasiones. Los veterinarios reconocen que con mucha frecuencia han tenido que sacar estos inocentes juegos del estómago de las mascotas.

Un accidente bastante habitual  es la ingestión de medicamentos de los que se conservan en el hogar. Cuando eso haya sucedido, lo más prudente es llamar al veterinario y comunicarle el nombre del medicamento que ha ingerido. Él consultará el “vademecum” y nos puede decir cual es el remedio que podemos aplicar. El Centro Nacional de Toxicología también puede informar sobre lo que hacer cuando se ha ingerido un específico.

 

 <<Volver

 

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5