Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

Una dolencia que arrecia con la crisis: la obesidad (2)


El sobrepeso acorta la vida del perro y dificulta sus expresiones vitales. 

 

En nuestro número anterior analizamos este tema de la obesidad de nuestras mascotas desde las posibilidades de prevención y diagnóstico. Hoy vamos a completar el cuadro de responsabilidades que tenemos como dueños de esas mascotas, enumerando cuales son los riesgos que para la salud de nuestras mascotas tiene la obesidad.
Podríamos decir que existen dos colectivos de mayor riesgo de obesidad: le edad y el genero. La obesidad se presenta con más frecuencia cuando se incrementa la edad. Un animal de avanzada edad tiene necesidades calóricas un 20% menores que un animal joven y activo. Por otro lado, la obesidad en perros es más común hembras que en machos y mucho más común en animales castrados que en aquellos enteros, sin depender en este caso del sexo.

LOS PELIGROS DE LA OBESIDAD.

Para mantener una dieta adecuada en nuestro perro debemos conocer los problemas que puede tener para su salud la obesidad. Diabetes, artritis, hipertensión o incluso asma o la rotura de ligamentos son algunas de las malas consecuencias que puede tener en las mascotas un aumento de peso que, al mismo tiempo, supone mayores gastos en consultas veterinarias a los que los dueños deben enfrentarse.

Que un perro engorde un par de kilos puede ser comparable al que un hombre gane entre quince o veinte de golpe, por lo que sus pequeños cuerpos deben hacer un mayor esfuerzo para aguantar su nuevo peso. Un perro obeso ve reducidas sus expectativas de vida en dos años, por término medio.

Además,  las alteraciones circulatorias, en la locomoción, en la piel, en el sistema reproductor, así como las neoplasias se ven aumentadas entre un 40 y un 70% en animales obesos frente a los animales con peso óptimo.

Una cuarta parte de los perros obesos padecen serios problemas de locomoción. Las causas principales son las artritis, hernias discales y roturas de ligamentos cruzados de la rodilla causadas por llevar demasiado peso.

Cuanto más se desvía el peso del animal de su peso óptimo, mayor es la presencia de alteraciones locomotrices.

Un perro obeso suele mostrar también dificultades respiratorias que sobrevienen, sobre todo, cuando se les exige ejercicio. Estos problemas son causados por un incremento de la demanda de oxígeno necesario para abastecer el incremento de la masa corporal, en general, y contra la pared la pared toráxico en particular, lo cual incrementa el esfuerzo al respirar, reduce la eficacia respiratoria pudiendo, todo ello, desembocar en una menor ventilación alveolar lo que conllevará a una disnea (mal respiración) y fatiga.

La hipertensión que la obesidad conlleva y el mayor trabajo cardíaco para llevar la sangre a una mayor cantidad de tejidos presentes en el obeso, junto con la infiltración grasa cardíaca hacen que su función se vea seriamente comprometida.

Asimismo el riesgo de problemas circulatorios en perros obesos es del doble en relación a perros con su peso ideal. También se dan problemas de cardiomegalia (incremento del tamaño cardíaco), congestión circulatoria, edema y ascitis.

Todos estos problemas, así como muchos otros que se dan en perros obesos, tienen solución, sencillamente perdiendo peso. No obstante, todas las alteraciones cardíacas deben ser vigiladas de cerca debido a la peligrosidad de su presencia para la vida animal.


ALTERACIONES FRECUENTES EN LA OBESIDAD CANINA.

· Disminución de la función hepática.
· Disminución de la eficacia reproductiva.
· Incremento de los problemas de distocia.
· Menor tolerancia al calor.
· Mayor presentación de problemas de piel.
· Incremento de la presentación de neoplasias.
· Afecciones gastrointestinales: constipación, flatulencia, úlceras.
· Menor resistencia a infecciones.

 

<<Volver

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5