Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Noticias Breves


Manifestación de dueños de perros.

 

Un grupo de dueños de perros se manifestaron el tercer fin de semana de mayo frente a la Casa de Fieras del Retiro para protestar por la normativa municipal que les prohíbe pasear sin correa a sus mascotas por el parque del Retiro. Con el lema "No somos delincuentes: ni nosotros ni los chuchos", los dueños de las mascotas pidieron la vuelta a la antigua ordenanza de los ochenta, aquella que les permitía pasear sin correa a sus mascotas hasta las 9 de la mañana y desde las 7 de la tarde. Según  el diario El Mundo, los propietarios de los canes están hartos de las multas que los agentes de parques del Ayuntamiento de Madrid y la Policía Municipal les imponen y quieren que hacer pública su indignación. "Los dueños somos los primeros que cuidamos para que nuestras mascotas no corran o molesten, incluso a primera hora de la mañana, cuando en el parque no hay nadie. Y cuando empieza a llegar la gente, sobre las diez de la mañana, somos los primeros que los atamos", explica Ana María Quevedo, una de las afectadas, que lleva a sus espaldas 1.800 euros de multas caninas.  Aunque los dueños de los perros aseguran que la forma de multar no se homogénea, la gran mayoría de las sanciones se atienen a los artículos 6 y 10 de la norma.  En ellos se especifican las responsabilidades de los propietarios, que están obligados a contratar un seguro de responsabilidad civil para sus perros y conducirlos con "cadena o cordón resistente" en "los espacios públicos y privados de uso común". 

Llanto por una mascota de todos.

La desaparición de un perro callejero que llegó a la villa palentina de Aguilar de Campoo, hace cuatro años y que era muy querido intriga a los vecinos. El perro  apareció por las calles de Aguilar hace cuatro años. Herido, maltrecho y más escuálido de lo habitual en un perro de su raza. «Este galgo no va a durar mucho», pensaron algunos. Sin embargo, hasta el pasado mes de enero ha estado rondando por las plazas de la villa y muchos vecinos lo consideraban la mascota del pueblo.  Un grupo de personas se preocupó de su alimentación, de su alojamiento nocturno y de proporcionare medicamentos. 'El galgo', así apodado, era un perro de porte elegante, tímido y huidizo que andaba todo el día libre recorriendo los rincones de la villa sin meterse con nadie.  Naturalmente, no todo el mundo se mostraba de acuerdo con que correteara solo por ahí. «Los perros no pueden andar sueltos», comentaban sus detractores. No obstante, atraparlo no era fácil: el miedo y la velocidad le hacían alejarse rápidamente. Se intentó en varias ocasiones para llevarlo a la Protectora de Animales, pero no hubo éxito. Incluso hubo una persona de otra localidad interesada en ofrecerle un hogar, pero con su misteriosa desaparición no ha sido posible. El mismo grupo de vecinos que le cuidaba ha estado indagando estos meses qué ha podido ocurrir con este hermoso cánido sobradamente conocido por todos, y tan querido por muchos. Han estado pegando carteles anunciando su desaparición, preguntando a otros vecinos, hablando con los trabajadores municipales y solicitando información en el Ayuntamiento.

El mejor amigo del anciano.

Una veintena de mayores de los centros de Novaire en Babel y en la Condomina, en Murcia, reciben cada jueves la visita de canes abandonados del albergue de Asoka. Cada jueves, desde el mes de febrero, ancianos, perros y voluntarias, esperan con ganas que lleguen las cinco y media de la tarde para encontrarse. Forman una simbiosis perfecta a tres bandas porque a los tres beneficia. Dos residencias de tercera edad de Alicante y otra más de Alcoy llevan a cabo una terapia para ancianos en la que participan perros. Una vez a la semana, un grupo de residentes de Novaire escogidas por sus condiciones especiales, bien físicas o psíquicas y por su amor por los animales, pasan entre una hora y una hora y media acariciando, paseando y dando premios a los perros abandonados. Se trata de animales, la mayoría maltratados, que cuidan y dan en adopción en el albergue de Asoka el Grande de Alicante. Para los perros también resulta un beneficio. Les ayuda a superar su miedo a los hombres que tiempo atrás les apalearon, torturaron e incluso dejaron medio muertos cuando se acabó su simpatía por ellos. Están rodeados de personas que insisten en cogerlos, acariciarlos y sentarlos en sus rodillas mientras les dan de comer. Las voluntarias que prestan su tiempo para ayudar a los animales, sienten que están beneficiando tanto a los perros como a los mayores. Ellas trasladan a las mascotas en sus propios coches y se ocupan de ellos durante toda la sesión, luego los devuelven al albergue. Durante las sesiones, los ancianos les preguntan a las voluntarias sobre los perros, cómo llegaron al albergue y cómo les cuidan. Los mayores rompen su monotonía diaria y también aprovechan para contarles aspectos de su vida a las chicas.

“Canelo el cagoncete”, obra de teatro para concienciar recogida excrementos.

Dentro del programa de animales de compañía “De ti depende”, puesto en marcha por el Ayuntamiento de Dos Hermanas hace varios años, se está realizando la obra de teatro Canelo el cagoncete, que está recorriendo los clubes sociales y las asociaciones de vecinos de la ciudad, hasta el mes de junio, que pretende, según Raúl Gil, “concienciar a la ciudadanía para que no deje los excrementos en la calle”. La intención, prosigue Gil, “es hacer algo que llame la atención”, para lo que se ha encomendado esta labor al grupo de teatro. El resultado ha sido un espectáculo destinado a niños de entre cuatro a ocho años. Una obra de teatro protagonizada por Canelo, un perro “cagoncete” fuera de casa, Lulu, la perrita educada; un barrendero, que lo obliga a no hacer sus necesidades en la calle; y un profesor que explica a los niños qué es lo que deben hacer. En total, un espectáculo de una media hora de duración aproximada durante la cual se pretende interactuar con el público, ofreciendo una obra en la que predominan las escenas musicales. La obra se completa con un material didáctico, el cuento Guay y la caca gamberra, que se entregará a los niños que acudan a las funciones y que podrán trabajar en casa para ampliar sus conocimientos. Para ello, los días previos a las funciones se hará campaña en los colegios cercanos a los clubes y asociaciones donde tengan lugar las representaciones para que los pequeños acudan con sus padres fuera del horario escolar. La idea, según Antonio Carrere, es que “si los niños aprenden y se lo transmiten a sus padres, estos se sentirán más concienciados y obligados a recoger los excrementos”. Además, se les transmite a los asistentes la idea de que los perros no son un juguete, sino unos seres vivos, que requieren de una serie de atenciones y cuidados.

Dos noticias de hondo sentimiento animal.

Un perro llamado Tiki que había desparecido fue descubierto por Sundae el gato de la familia, el cual alertó a los dueños de su paradero. El gato vino llorando y maullando, y se aseguró de que sus dueños le siguieran, hasta llegar a la salida de una tubería de desagüe, en la que alcanzaron a oír al perro, atrapado .Llamaron a los bomberos, y después de 3 horas, lograron extraerlo, sano y salvo. El can había estado unas 8 horas dentro. “Nunca habría sabido que estaba ahí sino hubiese sido por el gato” dijo el dueño. “Es un héroe para el departamento de bomberos”.
Otra noticia de honda expresión de sentimientos nos dice que un perro que iba a ser sacrificado salvó la vida de su amo en un incendio. La decisión de un hombre de no sacrificar a su perro Brittney, a la que se le hallaron tumores cancerosos, terminó ayudándole a salvar su propia vida. Scott Seymour dijo que su perro, Brittney, lo despertó con sus ladridos el sábado por la madrugada, a tiempo para que ambos escaparan de su casa en llamas. El incendio en Grand Rapids se produjo dos semanas después que el veterinario descubrió que el bulldog de nueve años tenía varios tumores cancerosos. El veterinario dijo que el perro no podría sobrevivir una operación quirúrgica y Seymour descartó someterlo a un tratamiento de quimioterapia, porque pensó que sería demasiado duro para Brittney. Seymour relató que podría haber sacrificado a Brittney, pero decidió darle medicamentos para aliviarle el dolor hasta que muriera naturalmente, probablemente en unas semanas.

<<Volver

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5