Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad


Crisis, verano y mascotas




















La crisis económica  se está llevando por delante no sólo empresas y empleos. También  está afectando al mejor amigo del hombre, su mascota.


















La incidencia de la crisis en las mascotas se ha detectado con más virulencia durante el verano. La estación veraniega  no ha hecho más que agudizar una situación que ya se había mostrado cruel en los meses anteriores.

El verano sido siempre una mala época para los animales de compañía. Una compañera periodista dice en uno de sus últimos artículos: “Lo que se recibe con ilusión en Navidad, como si de un juguete se tratara, al cabo de un tiempo se convierte en una responsabilidad incómoda. Ese animalito resulta que no es de peluche sino de carne y hueso, come, necesita tiempo y dedicación, crece y ensucia. Y además te impide hacer tu vida si quieres hacer un viajecito o tomarte unas vacaciones si adonde vas -lo más frecuente- no permiten animales. Hay residencias, pero cuestan dinero, y no está la situación para atar perros con longanizas”. Asumidas estas premisas, algunos dueños de perros deciden darles vacaciones perpetuas en esta época después de haberlos disfrutado una temporadita.

La crisis está provocando efectos colaterales sobre otras facetas de la vida cotidiana. Una de ellas es el abandono de mascotas que muchas familias ya no pueden mantener por falta de dinero. Concretamente, en los centros protectores se han recogido durante 2008 un 8,6 por ciento más de canes y un 58 por ciento más de felinos que un año antes, según el “Estudio Anual del Abandono” de la Fundación Affinity.

Esto no es nuevo, ha pasado siempre. Incluso los que se consideran amantes de los animales se encuentran con que es otra boca que alimentar, otro médico que visitar, están agobiados por mil problemas y lo que antes era su alegría ahora es una complicación más. Hay quienes, gustándoles, no quieren asumir esa responsabilidad porque tienen otras prioridades, y hay quienes, a pesar de no hacerles gracia, claudican a los ruegos de algún ser querido -¿los hijos?-, y terminan siendo los encargados del cuidado del nuevo miembro de la familia.

 

La solución rápida: dejarlos abandonados, que ellos son muy listos y a fin de cuentas son animales que siempre se han buscado la vida, ya sobrevivirán. Se ponen una venda en los ojos para evitar enfrentarse con la realidad de lo que hacen, que es condenar al animal a una muerte segura.


CRISIS EN LAS RESIDENCIAS

Otro termómetro de la crisis son las residencias de animales, que afirman que se recogen menos solicitudes. Las residencias, que cada año en verano  esperan el registro de múltiples solicitudes para prestar sus servicios a los dueños de gatos, perros, aves e incluso roedores, han acusado la crisis este año y han recibido menos peticiones que en otras ocasiones debido a que los españoles con mascotas se han visto obligados a reducir sus días de vacaciones por falta de dinero. Algunos gestores de residencias de animales aseguran que las solicitudes recibidas se han reducido en un 35 por ciento.

También se han reducido las estancias medias, que han pasado de un mes o mes y medio a periodos que van entre una semana y veinte días.
Otro director de residencia ha declarado a nuestras páginas que “la crisis ha hecho que se reduzca considerablemente el número de días que los perros permanecen en el centro, ya que lo habitual son estancias de fines de semanas o como máximo una semana".

Por su parte, otro responsable ha indicado que ahora los clientes se interesan menos por las instalaciones ya que "lo primero que preguntan es el precio" y han añadido también que tienen la misma ocupación que el año pasado, con la peculiaridad de que también ha disminuido el tiempo de permanencia de cada animal en el mismo.
Otro indicador claro de la situación es la caída de adopciones y compras, debido a la crisis económica y a los gastos veterinarios que conllevan los animales. Según la Sociedad protectora de Animales, en 2008, en toda España, se adoptaron 5.000 perros y 1.200 gatos menos que en el 2007.

LA EXCEPCIÓN

En medio de esta situación decadente del  mercado, hay una excepción: el mercado de las especies exóticas. Según datos de Veterindutria este sector ha crecido durante 2008 un 3%, cosa que no es baladí teniendo en cuenta la que esta cayendo.

Esto se debe principalmente a que el perfil de los compradores varía con respecto a las demás mascotas. En estos casos lo normal suelen ser personas entre 20-30 años con profesiones mayoritariamente liberales y con una economía más o menos estable.

Sin problemas de ingresos, estas personas se decantan con especies que no son las habituales. Esto constituye un riesgo principal que es el de no saber adecuarse a las necesidades de esta especie. Por otro lado el problema surge cuando se van cansando de estas especies ya que pierden la novedad y en muchos casos son abandonadas.

No es lo mismo abandonar un perro que una araña exótica ya que el riesgo para el resto de la población es considerable, hasta el punto de que se han dado casos donde estos animales han supuesto un peligro público evidente.

 

 

 

 

 

<<Volver

 

 

 

 

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5