Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

Perros peligrosos, ¿nacen o se hacen?

 


La genética interviene entre el 20 y el 3 por ciento en el comportamiento de un perro: el resto es influencia del medio ambiente, la educación y la socialización.

Opinión de un profesional: “detrás de la raza peligrosas se esconde una ideología de grupo o un fantasma personal”.







Los luctuosos acontecimientos que acabaron hace pocas semanas con el fallecimiento de un niño por la agresión de un Pit Bull, nos han llevado a recabar la opinión de los profesionales veterinarios sobre estos comportamientos, su naturaleza, las circunstancias y el estado emocional de los perros.

La mayor parte de las consultas formuladas por nuestros lectores se pueden sintetizar en estas dos preguntas: ¿existen razas peligrosas?, ó ¿un perro es peligroso espontáneamente? Después de oír a estos veterinarios concluimos que el conocimiento científico actual no permite afirmar a día de hoy que una raza es peligrosa y que un perro nace peligroso.

Uno de los profesionales consultados ya nos apuntó una visión no muy común: la peligrosidad de los perros aumenta cuando existe una diferencia de pesos entre el agresor y el agredido. La masa es decisiva.  La potencia muscular de los perros de tipo atlético y muchas otras razas es tal que su aceleración les lleva en algunos metros a pasar de los 20 a los 40 Km. por hora, lo que equivale a 11 veces su masa.

La mayoría de los veterinarios consultados rechazan la marginación de las razas de perros peligrosos: Pit Bull, Dogo Argentino, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, etc. “Aceptar la existencia de esas razas es olvidar que atrás de estas razas se esconden hombres. Algunos criadores han creado líneas, familias, en el seno de estas razas con el objeto de darles mayor impulsividad. Algunos educadores han criado estos perros en aislamiento social con el objeto de aumentar su sensibilidad y su temor hacia lo desconocido. Algunos educadores han aumentado la mordida de estos perros con el objeto de hacer de estos máquinas de morder, perros de combate”, nos comentaba uno de nuestros entrevistados.
Un profesor universitario especialista en el comportamiento de los perros apuntaba que “la genética interviene en cerca de 20 a 30 % en el determinismo de un comportamiento. Esto deja cuando menos de 70 a 80 % de influencia al medio ambiente, a la educación, a la socialización”.

Los veterinarios no entran en los motivos por los que determinadas personas adquieren perros de razas  calificadas como peligrosas. Es una cuestión que dejan para sea analizada por psicólogos y sociólogos. Deben ser éstos los que precisen que problemas sociales (inseguridad urbana, pandillas de zonas marginadas de las ciudades) o individuales (machismo, narcisismo,…).

El juicio más arriesgado sobre el tema fue el de un profesional que afirmaba que “detrás de la raza peligrosas se esconde una ideología de grupo o un fantasma personal”. Algunos de estos profesionales reconocen que es frecuente oír en boca de los dueños de estos perros frases como “conozco que esta raza tiene una fama de peligrosas, pero yo sabré dominar a este perro” o “yo sabré hacer que este perro sea sociable y equilibrado”.

¿REAL O ARTIFICIAL?.

Varios de los profesionales con los que hablamos reconocían que la imagen de una raza esta ligada a una imagen subjetiva que tenemos de cada raza. Con cierto humor afirmaba uno de ellos que “como todo el mundo sabe, el labrador, nace con un arnés para guiar ciegos y un diploma de amigo de los niños, mientras que el pitbull nace con un certificado de perro que mata niños”. Ambas imágenes son falsas. Algunas líneas de labrador presentan un enorme potencial de impulsividad y agresividad. En 5 años, podríamos hacer del labrador sin ninguna dificultad un perro de combate.

Otro profesional nos aseguraba que un labrador (lea también Golden retriever, epagneul, Coker,…) impulsivo, mal socializado, sin educación y motivado para morder es más peligroso que un Pitbull (léase American Staffordshire, Rhodesian Ridgeback, Rottweiler,…) nada impulsivo, bien educado por su madre y otro perro adulto buen educador, bien socializado a los humanos y particularmente a los niños y reprobado cuando muerde.

 
OPINIONES PROFESIONALES

• Una amenaza ya es una agresión.
• Hay que diagnosticar y tratar las agresiones lo más rápidamente posible. Si esperamos la primera mordida fuerte, es muy a menudo demasiado tarde para tratar, porque el propietario ha perdido confianza.
• Todos los perros agresivos podrían ser tratados, si se dispusiese instalaciones adaptadas de institutos”psiquiátricos” adaptados.
• Los medicamentos sedativos (camisola química) son empleados excepcionalmente. Se prefieren medicamentos reguladores que permiten el aprendizaje.
• Las terapias tales un reajuste de la jerarquía, una modificación de los modos de comunicación, inhibidores, etc. deberán ser propuestas en función de cada situación.
• Hay ciertas morfologías de perros que, ligadas a una tendencia impresa por influencias de la genética y el medio ambiente precoz y tardío. Esto vuelve más agresivo algunos perros que otros. Estos perros pueden ser tratados.

RECUERDE CONSULTAR A SU VETERINARIO

 

 

<<Volver

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5