Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Editorial

  
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Las mascotas acusan los ajustes

adie se libra de ellos. Los ajustes presupuestarios afectan a las economías familiares y a las cuentas de las entidades públicas. Todos recortan sus gastos para adaptarlos a sus ingresos actuales y aún para prevenir tiempos peores.

Ya hemos dicho en otras ocasiones que la reducción de los gastos familiares se ha traducido en un incremento del número de mascotas abandonadas. Lo que se compró como un juguete, se abandona como un mecanismo roto. En tiempos de ajustes no tiene valor la condición de “mejor amigo del hombre”.

Eso se ha traducido en una saturación de las perreras y establecimientos de acogida. Las sociedades protectoras siguen haciendo lo que pueden para mantener sus servicios, pero se han quedado solas. Sus entusiastas socios se desviven por sostener abiertos esos lugares de acogida y para ello piden ayuda por la calle, en tiendas y hasta por Internet.

Se están quedando solas, porque las administraciones públicas han comenzado a recortar sus gastos por actividades que no les producen réditos políticos, entre los que se encuentran las mascotas. Las mascotas no votan.

Ayuntamientos, diputaciones provinciales, organizaciones vecinales, han reducido drásticamente sus ayudas a las sociedades protectoras de animales para el mantenimiento de centros de acogida de las mascotas abandonadas.

Se ha incrementado el número de perreras saturadas a causa de los abandonos que se han multiplicado. A las dificultades de las familias, se añade ahora la deserción de las administraciones públicas que obligan a las sociedades protectores a una reducción de los servicios de ayuda a los animales.

Son los primeros efectos de la crisis económica e institucional. No serán los últimos.

Ángel de Uña y Villamediana
Periodista
Nos interesa su opinión


 <<Volver


 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5