Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Detrás de un buen perro siempre hay un buen dueño

 







Con tiempo, dedicación y constancia se logran sorprendentes resultados en la educación de un perro.

 
 

La adquisición de un perro como mascota va más allá de sólo comprarlo porque sí; es toda una responsabilidad que durará entre 10 y 15 años.  Elegir un cachorro no es una tarea fácil, pues no hay que perder de vista dos factores que son de suma importancia: lo que tú esperas de tu perro y lo que éste espera de ti.

Para asesorarte en esta elección, seguimos los consejos que nos ha dado para este tema el Veterinario Gerardo González Pimienta.

Para poder elegir la raza ideal es necesaria una buena asesoría con un profesional en el tema. Primero que nada, hay que tener en cuenta que cada raza tiene un fin específico. Ya sea de protección, compañía para tus hijos o para salir a ejercitarse; cada una de ellas, según su origen y objetivo, puede o no adaptarse a tu estilo de vida. Cabe mencionar que una mala elección, hace que tu perro se convierta en un verdadero problema.

Para poder establecer este vínculo entre tu perro y tú, y definirte como su líder, debes ser constante con premios y castigos; la disciplina es un factor muy importante en este sentido, pues el perro sabrá que tú eres el que manda en su “manada”, que en este caso serán los integrantes de tu familia. Establecer horarios de salidas, comidas y aplicar correctivos y premios, es la manera acertada para que tú asumas este papel.

Los perros, en diferentes proporciones, necesitan ejercitarse frecuentemente; si has decidido tener un perro grande que además tienda a ser hiperactivo –como el caso de las razas como el labrador, beagle, pastor alemán, entre otros– debes dedicarle al menos 40 o 50 minutos diarios de ejercicio, esto complementado con juego, así el perro gasta energía suficiente y puede tener una mejor conducta en el hogar. Una alternativa eficaz es la pelota.

Malos hábitos

En primera instancia se tiene que diferenciar entre educación y entrenamiento. La educación tiene que ver con toda aquella conducta impropia como saltar sobre las personas, morder objetos, entre otros.  Un perro debe comenzar a educarse desde el momento que llega a tu casa y si lo has adquirido cachorro, será aún mejor. Entre los problemas más frecuentes que un perro presenta, se encuentra el acto de defecar u orinar dentro de la casa. La mejor manera de corregir este mal hábito, es establecer horarios estrictos de comida, pues aproximadamente a los 15 o 20 minutos de que tu perro termine de comer, tendrá ganas de defecar. Si lo que deseas es que haga fuera de tu casa, entonces, con reloj en mano, cuenta este tiempo y sácalo a donde tú quieres que haga, espera un poco y prácticamente lo conseguirás. Existen canes que presentan mayor dificultad, si es así, puedes incentivarlo con algo de ejercicio al trote, esto ayudará a que su digestión se acelere un poco. Es de suma importancia que cuando el perro haga en el lugar que tú querías, lo premies de manera excesiva, así él asociará esta acción con algo que a ti te agrada; los premios no tienen que ser comida, algunas caricias en su cuello o palmadas acompañadas de palabras en tono suave le serán suficientes. Normalmente, cuando este proceso está en su parte inicial, es frecuente que el cachorro recaiga, entonces, hay que reprenderlo con un fuerte “no”, y sacarlo al lugar que se le ha destinado para ello. No deben pasar más de tres o cuatro segundos de que lo haya hecho, ya que si pasa más de este tiempo, el perro no sabrá por qué lo has regañado.

De igual manera pasa con aquellos cachorros que suelen morder todo lo que se encuentran a su paso. Es común en edad temprana, que el perro intente morder zapatos, mesas, sábanas y hasta ropa. Es necesario reprenderlo con un fuerte “no” mientras lo está haciendo y darle un juguete que sí pueda morder. El trabajo de educación de un cachorro es de paciencia y tenacidad, pero los resultados pueden ser redituables, sobre todo cuando el perro ha entendido tu jerarquía y las reglas, es entonces cuando gozarás de una buena mascota.

Tener un perro como compañero, para muchos es un verdadero placer, pero no por ello debes olvidar que es un ser con vida, que tiene necesidades de ejercicio, tiempo, dedicación y aseo.

''Un buen dueño hace un buen perro; aquel propietario que es disciplinado, va a fomentar en su can esa misma actitud, que se verá reflejada en un excelente compañero'', nos decía Gerardo González Pimienta.

 

  

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5