Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


La nueva familia “perruna”

 

Las mascotas ya no son algo exclusivo de familias con niños y ancianos. Parejas jóvenes sin hijos, singles e, incluso, compañeros de piso, se animan a tener perros en casa.
 



En España, los datos sobre animales domésticos no son muy fiables pues, aunque su identificación es obligatoria en casi todos los supuestos, muchos ignoran el cumplimiento de esta orden. Pese a esto, la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía calcula, con datos de 2009, que hay una mascota en el 49,3% de los hogares españoles.

El proceso de urbanización de perros y gatos empezó en los años 70, mucho más tarde que en el resto de Europa y Estados Unidos, dónde las mascotas se generalizaron en los años 50. Juan María Josa, doctor veterinario del centro Vepta, explica que el paso de los animales del mundo rural a las ciudades va asociado a un cambio de concepto: “Los animales que hemos traído a las ciudades ya no tienen un componente utilitario (cazar, proteger la casa, pastorear…). Se han convertido en un elemento de consumo”. Esto explica el aumento de la demanda de animales exóticos, como iguanas  o monos; bestias que, en ningún caso, son adecuadas para entornos domésticos.

En el caso de los perros, su elección funciona por modas, lo que responde a su carácter de “producto de consumo”. Josa explica cómo hace unos años se pusieron de moda los perros nórdicos, que ya casi no se ven en las calles. Ahora la ciudad está dominada por los carlinos, el bulldog francés o los chihuahua, y el perro urbano por excelencia, el cocker, prácticamente ha desaparecido. “Pese a esto”, explica Josa, “en España cada vez hay más perros mestizos, y ha aumentado mucho la conciencia de que no es necesario un perro de raza”.


NUEVAS FAMILIAS PERRUNAS

Cada vez tenemos más mascotas y ya no son algo exclusivo de familias con niños y ancianos. Parejas jóvenes sin hijos, singles e, incluso, compañeros de piso, se animan a tener todo tipo de perros y gatos. De forma paralela a la función como elemento de consumo, los animales de compañía de las ciudades han desarrollado un papel “de ayuda”, que va de los lazarillos a los perros que hacen compañía a los ancianos que viven solos.

Desde un punto de vista veterinario, no existe el perro urbano. Un can siempre va a tener que correr y jugar con otros perros y, aunque haya mascotas más adecuadas para ciudad que otras -por lo general las razas pequeñas se adaptan mejor a la vida en un piso-, en ningún caso se puede descuidar las necesidades de los animales. Aunque la gente esté cada vez más informada sobre lo que supone tener a determinados animales de compañía, el veterinario asegura que han aumentado notablemente los problemas etológicos –aquellos relacionados con el comportamiento en las mascotas, debido al ritmo de vida que les imponemos en las ciudades. “Antes había alguien siempre en casa que se encargaba de pasear al perro. Ahora todo el mundo sale a trabajar y el perro se queda solo. Eso conlleva problemas de comportamiento”, concluye Josa. 

 

  

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5