Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


El cuidado de las mascotas, una escuela de responsabilidad para el niño.

 

Un animal en casa puede ser una escuela muy exigente de responsabilidades y compromisos. Cada animal necesita un tipo de cuidado e implica una responsabilidad a diferentes niveles. 

A los pequeños les suele resultar más fácil que a los adultos conectar con los animales. Esto es debido a que los niños no han desarrollado plenamente la comunicación verbal como sí lo han hecho ya los adultos. Los pequeños utilizan más las sensaciones y las emociones para comunicarse, lo que les hace más sensibles a lo que puede transmitir un animal.

Cierto nivel de responsabilidad en el cuidado de la mascota siempre es bueno para el niño. El pequeño puede encargarse de cambiarle el agua a la mascota y de darle de comer. Cuando el niño es más mayor y está entrando en la adolescencia ya puede pasear al perro, por ejemplo. Para los pequeños de la casa estas tareas tienen un componente muy gratificante.

La evolución del niño  

La presencia de mascotas en casa pone de manifiesto, además, un proceso evolutivo. Este es: los papás cuidan del hijo, este cuidado lo va interiorizando e integrando el pequeño y, poco a poco va aprendiendo a hacer sus cosas y a cuidar de sí mismo. Por ejemplo, cuando los niños son pequeños dependen en casi todo de sus padres, son los padres los que le alimentan y el niño poco a poco va a aprendiendo a comer solito. Con la higiene ocurre lo mismo: en un primer momento evolutivo los padres se encargan de toda la higiene del pequeño y a medida que va siendo mayor lo va haciendo él solo. 

Pues bien, cuando el niño tiene una mascota puede empezar a desplegar este tipo de cuidados con ella y esto le hace sentirse mayor y orgulloso de sí mismo, porque eso es lo que hacen sus papás con él. En un segundo tiempo, él lo hace consigo mismo y en el tercero lo hace con su mascota. La baña, le da de comer, la cuida y juega con ella. 

El nivel de compromiso del pequeño puede ser pactado con él.

Y es importante que este compromiso sea realista. Incluso pueden ponerse por escrito, a modo de contrato, las tareas que realizará cada miembro de la casa con la mascota. Los adultos siempre deben supervisar, valorar y reconocer los esfuerzos que haga el pequeño por cumplir su parte y le ayudarán en los momentos en los que le sea difícil.

Es necesario tener cierta flexibilidad con respecto a la ejecución de los pequeños en esta tarea para que no se saturen y combinarlo con cierto nivel de exigencia y respeto a la parte que le corresponde al niño. Cuando sea necesario, los padres deberán exigir que el niño cumpla la tarea con la que se ha comprometido. 

  

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5