Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

   

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Intoxicación alimentaria en perros.

Conviene respetar las fechas recomendadas de consumo del alimento envasado


Un perro puede intoxicarse a través de los alimentos, con bacterias como la salmonella, o contraer parásitos intestinales, como el anisakis, a través del pescado. 


Los perros tienen el hígado más delicado que nosotros debido a que su metabolismo no resulta tan eficaz para eliminar de su organismo sustancias tóxicas ingeridas a través de los alimentos.

Años atrás, los perros que convivían con las personas no disfrutaban del grado de confort, cuidados sanitarios y alimenticios de la actualidad. Comían sobras de comida, en ocasiones en mal estado, y se alimentaban de la basura.

Por ello, eran frecuentes las gastroenteritis y las muertes por intoxicaciones de bacterias como la salmonella.

Por fortuna, la situación ha cambiado y ahora los perros pueden lograr una mejor calidad de vida y evitar las intoxicaciones alimentarias, para lo cual conviene tener en cuenta cuestiones como que:

El detritus es una fuente de intoxicaciones para los perros, que suelen verse atraídos hacia ellos por su olor intenso.

Un perro que se alimenta con basura está expuesto a un foco de contaminación que le puede provocar problemas de salud.

La basura, debido a la falta de refrigeración y a la mezcla de comida y deshechos, es un lugar saturado de microbios que puede producir vómitos y diarreas al animal que la ingiere. 

Fecha de caducidad, los piensos comerciales para perros tienen fecha de caducidad  y, aunque en el caso del alimento seco es difícil que sufra alteraciones considerables, existe la posibilidad de que los nutrientes como las vitaminas pierdan sus propiedades y de que el pienso quede rancio y provoque digestiones pesadas o gastritis en el perro. 

Por ello, conviene respetar las fechas recomendadas de consumo de la comida alimento envasado, sobre todo, cuando excede mucho el tiempo aconsejado por el fabricante. 

En cuanto al alimento canino enlatado, es recomendable elegir envases que no presenten abolladuras, roturas o hendiduras. Una lata dañada permite la entrada de microorganismos perjudiciales que alteran la composición de la comida y pueden ocasionar intoxicaciones en el perro. 

Las bolsas de pienso seco también deben estar en buen estado y no tener roturas que deriven en la pérdida de las propiedades del alimento que contiene. 

Por otro lado, los alimentos crudos pueden contener parásitos intestinales para el perro. El pescado puede tener anisakis, un parásito que se puede alojar en el animal que come esta carne cruda. 

Con los perros que se alimentan con comida casera, ya sea de manera puntual o habitual, pero siempre bajo la supervisión del veterinario, se deben conservar los ingredientes a una temperatura adecuada, es decir, en la nevera.  Las condiciones higiénicas también deben ser correctas a la hora de manipular los alimentos, con el fin de evitar su contaminación y la intoxicación alimentaria del perro. 

En general, los perros son carroñeros y les gusta acudir a la comida que encuentran por la calle. Por ello, los dueños deben estar atentos para que esto no ocurra. 

Un perro intoxicado por la indigestión de alimentos contaminados, deteriorados o en mal estado puede padecer una gastroenteritis; con vómitos, diarrea y deshidratación, e incluso morir en los casos más graves, debido a alteraciones hepáticas provocadas por bacterias como la salmonella. 

El tratamiento de los animales que sufren una intoxicación alimentaria depende de la gravedad de sus síntomas.

Los hay que precisan suero y antibióticos y otros que ayunan unos días y solo beben agua hasta que remiten los vómitos y la diarrea. 

Los cachorros, los perros mayores de once años y los que padecen alguna enfermedad o tienen las defensas bajas pueden sufrir de manera más severa las consecuencias de una intoxicación alimentaria.

Con ellos, hay que tener una especial precaución, para evitar que coman alimentos en mal estado. 

  


 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5