Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

   

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


¿A qué tiene miedo mi perro?

FUENTE DE IMAGEN: PIXABAY
Hay perros que tienen miedo a muchas cosas a la vez: a los ruidos, al coche o acudir a una consulta.

Muchas familias se quejan de que sus perros han sido siempre muy miedosos y se preguntan a qué se debe que ese sea su comportamiento habitual y puntualizan que esos perros tienen miedo a muchas cosas a la vez:  los ruidos estridentes, montar en coche o acudir a la consulta del veterinario

El estrés ambiental en la familia humana del perro genera en el animal ansiedad y nerviosismo. La razón  es que la tensión en el entorno influye en cómo el animal se enfrentará a las situaciones de estrés, como una mudanza con perro. 

Si los dueños se muestran serenos ante determinadas situaciones, le transmiten la misma actitud a su can.

Un perro puede sufrir estrés o ansiedad. No obstante, el modo en que se educa al perro es clave para regular la manera en la que el animal se enfrenta a determinadas situaciones que suelen alterar su comportamiento.

Por otro lado, los ruidos estridentes y repentinos de los diversos productos de pirotecnia pueden provocar ataques de pánico en el perro. Se trata de uno de los estímulos que más ansiedad suelen causar en los perros.

La exposición gradual a sonidos y ruidos, más o menos estridentes, cuando el perro es un cachorro es la manera de que el perro aprenda a controlar su miedo. En estos casos es aconsejable reducir el estrés del perro frente al ruido de petardos y cohetes, así como acompañar al animal, pero sin premiarle, sino solo calmarle verbalmente (tranquilo, no pasa nada).

Miedo a la soledad

La salida de los dueños de casa puede generar ansiedad en el perro que se queda solo. Hay animales que, por sus experiencias vitales y su carácter, tienen más posibilidades de sufrir ansiedad por separación de sus dueños. 

Los animales miedosos, o los que han vivido situaciones traumáticas, como el abandono pueden alterar su comportamiento cuando están solos. 

Destrozos del mobiliario y ladridos son algunas de las situaciones que se producen cuando el perro se estresa por la soledad. Los casos de perros adultos que tienen este tipo de comportamiento derivado de experiencias traumáticas y una educación inadecuada, suelen necesitar acudir a un educador canino que ofrezca a los dueños unas pautas de actuación, adecuadas y eficaces, para rebajar el grado de ansiedad y estrés del perro frente a su ausencia.

La consulta veterinaria 

La consulta veterinaria es un lugar que genera estrés y ansiedad en el perro porque lo asocia con experiencias desagradables y dolorosas. No es extraño ver a los perros temblando y con miedo en la sala de espera del veterinario. La razón del estrés a lo que puede ocurrir en la consulta es debido al miedo a lo desconocido. 

El premio al autocontrol del perro frente al estrés que le genera la situación, con una galleta canina o cualquier otro refuerzo positivo, es lo más recomendable para motivarle en su camino hacia el freno de la ansiedad. 

Los trayectos en coche con el perro, avión, tren o barco suponen para algunos perros situaciones de estrés durante el viaje.

La razón es que a menudo el perro asocia el viaje en coche con experiencias negativas, como acudir al veterinario o marearse. En cuanto a los traslados en otros medios de transporte en los que el perro debe separarse del dueño, como el avión o el barco, la situación de estrés y nerviosismo que experimenta el animal, se puede agravar. 

En los casos en que el perro se maree durante los viajes, el veterinario puede recetar un medicamento para evitarlo. Por su parte, los dueños pueden contribuir a que el animal esté más tranquilo durante el viaje, con su actitud relajada, e intentar que el perro asocie los trayectos en diversos medios de transporte con experiencias positivas. 

  


 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5