Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

   

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Adopción de un Gato.

FUENTE DE IMAGEN: PIXABAY
Pautas ante la llegada de una nueva mascota de cuatro patas.

Varios lectores nos han preguntado por algunas pautas para que la llegada de un nuevo inquilino de cuatro patas sea un momento gozoso y permanente y que el nuevo inquilino adquiera las bases adecuadas de convivencia con los ocupantes del hogar. 

La llegada a casa de un nuevo inquilino, un perro o un gato, no deja de ser una decisión importante que implica compromiso y responsabilidad. La llegada de este nuevo huésped es el momento de explicarle al pequeño en qué consiste la adopción de un perro o un gato.

Conviene contarle que un albergue es un centro de recogida de animales que han abandonado sus dueños. Además, es un buen momento para que los niños sepan que la situación de los animales en el albergue es consecuencia de la decisión de tenerlos de manera irresponsable. 

Algunos centros de recogida de animales cuentan con un aula educativa donde reciben visitas de colegios.

Allí, a los niños que visitan el albergue les explican por qué no hay que abandonar a los animales y lo importante que es adoptarlos en esos mismos albergues para darles la oportunidad de tener un nuevo hogar. Por lo tanto, es una oportunidad excelente para que toda la familia participe y disfrute del momento de la adopción del nuevo miembro de la misma.

Decisión consensuada

La adopción es una decisión que se debe tomar de manera consensuada y responsable entre todas las personas que convivirán con el animal. Cuatro de cada diez familias que acuden a un albergue para adoptar un animal son familias con niños. 

La participación de los hijos en el proceso de adopción es recomendable porque, cuando el animal esté al fin en casa, será importante que los pequeños también participen en los cuidados del gato: cepillado, visitas al veterinario o baños.

De esta manera, los niños aprenden cómo es en realidad un gato: sus necesidades, peculiaridades como especie y su forma de relacionarse. 

El animal adoptado deberá adaptarse a nuestro estilo de vida. No hay reglas fijas sobre qué gato es idóneo para convivir con niños.

Aunque determinadas razas son más apropiadas que otras. Un aspecto fundamental es el carácter del gato. Es recomendable que el animal sea paciente, tranquilo y que le guste jugar. 

Los responsables del albergue serán quienes mejor puedan asesorar sobre el animal que más se adapta al estilo de vida de la familia.

No es lo mismo tener mucho tiempo libre o poco, vivir en un piso en la ciudad o en un chalé con jardín. No hay reglas fijas porque cada animal es diferente y cada gato tiene su propio carácter.

Ya está en casa 

El hecho de que un niño tenga un animal en casa le ayuda a aprender a relacionarse con los animales, así como a respetarles y a cuidarles porque se dan cuenta de que son seres vivos con necesidades similares a ellos: cariño, alimento o atención sanitaria. 

La educación del animal o marcarle ciertas pautas básicas de obediencia es fundamental para lograr una convivencia sin problemas. Por su parte, los padres cumplen un papel importante para enseñar también al niño cómo tratar al gato de manera adecuada: respetar su tiempo de descanso, no considerarle un juguete o no causarle daño físico o psicológico. 

  


 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5