Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Noticias Breves


 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota



Secuestran perros para cobrar rescate.

 

Al menos medio centenar de perros, la mayoría de razas de alta cotización, fueron secuestrados en el último mes por personas que pidieron dinero a sus propietarios por su devolución, o vendieron los animales, aseguró Diana Valdés Sojo, presidenta de la Asociación Protectora de Animales de la localidad mexicana de Tepic. La activista señaló que cuando se inició esta situación, dichos secuestros fueron denunciados ante las autoridades de justicia pero ante la nula importancia que le dieron, los dueños de los perros desistieron de promover sus querellas y prefirieron pagar rescates, y si no los llamaron los ladrones, adquirieron nuevas mascotas. Valdés Sojo indicó que en puertas, camiones y postes de madera, incluso en los periódicos, aparecen diariamente anuncios con la fotografía de alguna mascota que ha sido robada o se ha extraviado. Diana Valdés dijo esperar que las autoridades de justicia tomen más en cuenta esta situación, y apliquen una ley aprobada por el Congreso del estado en beneficio de los animales. Dicha ley ordena proteger la fauna y los animales domésticos, e impuso sanciones que van de tres días a tres años de prisión, y multas de 60 a 360 días de salario mínimo, a quien siendo propietario o poseedor por cualquier título, o encargado de la guarda o custodia de un animal vertebrado, realice en perjuicio de éste cualquier medio que prolongue la agonía del animal, la mutilación orgánica grave, toda privación de aire, luz, alimento, bebida, espacio suficiente o de abrigo contra la intemperie.

A la caza de un envenenador de mascotas.

 

Desde el 2007 en el barrio de la Bordeta, en Lérida, los vecinos están en alerta máxima ante el hallazgo de varios perros intoxicados. Es por eso por lo que una protectora de animales de la zona, Lydia Argilés, ha decidido tomar cartas en el asunto y denunciar a los Mossos d’Esquadra un posible envenenamiento de perros en el barrio, donde en las últimas semanas se han registrado dos muertes de canes en extrañas circunstancias. Los primeros perros encontrados presentaban síntomas de una aparente gastroenteritis, y por eso los vecinos no denunciaron los hechos. Pero hablando entre ellos fueron relacionando casos parecidos con otros vecinos de la misma zona y llegaron a la conclusión de que era mucha casualidad que los perros enfermasen en las mismas circunstancias. Ahora hay más de 20 casos.  De hecho, en agosto, hubo al menos dos envenenamientos más. Se dio la circunstancia de que uno de los perros fallecidos nunca salía de su casa, porque es un finca grande, por lo que el veneno debió de ser introducido en la parcela, mientras que el otro pertenecía a un vecino del barrio al que hace un año se le había muerto otro de sus perros  por la misma causa. Dos voluntarios de la protectora llevan la cuenta de las denuncias presentadas hasta el momento y siguen de cerca las investigaciones. Eva, una de ellas, afirma que la forma de matar a los perros ha variado desde 2007.  «En estos dos últimos años ha cambiado el veneno. Ahora es menos agresivo, aunque mata igual. En 2007 los perros fallecían en el acto. Ahora el veneno es más lento. Les provoca gastroenteritis severa y fallecen más tarde y de forma más dolorosa». Las sustancias utilizadas son muy diversas. Uno de los vecinos encontró pastillas dentro de su jardín, mientras que otro encontró en los descampados por los que pasea trozos de hígado de cerdo por el suelo, irresistible para los perros cazadores, y en los que se podría esconder el veneno. Numerosos perros han sufrido vómitos y descomposición, y han tenido que recibir tratamiento.


Tailandia prohíbe la exportación de perros para sacrificio y consumo.

 

Casi un millar de exportadores de carne de perro se han manifestado en Tailandia protestando por la reciente prohibición gubernamental de los envíos a Vietnam. Los exportadores piden que el embargo de las exportaciones de carne de perro a Vietnam sea levantado. Aducen que el comercio de carne de perro es un negocio honesto en el que llevan trabajando desde hace más de 30 años y que constituye su único medio de vida. Por el contrario, en un país budista y con un enorme respeto a toda clase de seres vivos la reacción contra el tráfico de perros para carne en los restaurantes vietnamitas, ha sido muy fuerte. Las terribles fotografías de dos camiones cargados con más de 2.000 perros en unas 400 jaulas han levantado una ola de horror y a la vez de simpatía para los pobres animales. Frente a estos criadores que piden que se levante la prohibición de vender perros para sacrificio, la inmensa mayoría de la población tailandesa pide que el partido mayoritario en el poder promulgue una ley prohibiendo el comercio de la carne de perro. Penas de cárcel para cualquiera que intervenga en el negocio de la carne de perro, pase de contrabando perros fuera del país o cometa cualquier acto de crueldad con los animales. Los perros abandonados que pululan por calles y templos de Tailandia contrastan con los que, como mascotas, conviven como uno más con muchas familias.

Existen grandes diferencias en las cuantías de las multas municipales.

 

Las sanciones a propietarios de perros por contravenir las ordenanzas municipales tienen muy diferentes cuantías en los distintos ayuntamientos españoles. Por ejemplo, en Eibar (Guipuzkoa), las multas por llevar un perro suelto oscilan entre 150 y 300 euros. La cantidad más baja se impone si el dueño no tenía denuncias previas y la más elevada, si ya es reincidente.
En Pamplona, la sanción económica por llevar al perro suelto se fija entre 90 y 150 euros, y oscila entre 301 y 2.400 euros si el animal es de raza peligrosa.
En Cartagena, llevar al perro por la calle sin cadena puede suponer una multa de entre 30 y 300 euros y aumenta a 1.750 si el dueño es reincidente. En el caso de que sean perros peligrosos sin sujeción, pueden tener una sanción de 3.000 euros.
Madrid ha regulado las horas del día en las que los animales pueden estar sueltos en los jardines o los parques de la capital -acotados por el ayuntamiento para este fin-, siempre que permanezcan bajo el control de sus dueños, que deben velar porque no molesten ni dañen a otras personas o animales ni deterioren bienes o instalaciones públicas. Esta normativa no se aplica si son perros peligrosos, en cuyo caso siempre tendrán que ir con correa y bozal.



 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5