Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Nuestras Razas

 

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota


Algunas razas caninas desarrollan enfermedades congénitas.



Los genotipos llevan inscritas ciertas predisposiciones a padecer determinadas patologías.


Desde que el lobo se domesticó hace unos 12.000 años, la galería de genotipos caninos ha aumentado y variado de manera sorprendente. La selección genética de perros ha creado rasgos superlativos, desde calvos hasta peludos, chatos, gigantes o minis. Pero, por desgracia, esta selección no siempre es tan cuidada y respetuosa como debiera. 

La selección genética canina tiene como objetivo, crear perros para todos los gustos, tanto en lo relativo a su físico, como en lo referente a su carácter. Pero los genotipos llevan inscritas ciertas predisposiciones a padecer determinadas patologías. 

Una de las razas caninas que más probabilidad tiene de desarrollar problemas respiratorios es el Bulldog Inglés. Este perro se caracteriza por ser muy chato y tener una cara ancha y corta, así como una tráquea pequeña.

Estas peculiaridades físicas convierten a estos perros en candidatos para respirar con dificultad, lo que se transforma en: ronquidos, jadeos, tos o dificultad para tragar o comer.

Asimismo, las razas pequeñas, como el Chihuahua, también son más propensas a padecer problemas respiratorios.

El corazón es un órgano vital que también puede verse afectado en determinadas razas caninas, como en el caso del Bóxer, Golden Retriever, Pastor Alemán, Gran Danés, Doberman, San Bernardo o Cocker Spaniel. 

Los cruces genéticos

El cruce genético entre perros ha creado razas de aspecto sorprendente, como la ausencia total de pelo, excepto en la cabeza, en el caso del perro crestado chino, o los grandes pliegues cubiertos de un pelo de textura rugosa, como en los Shar pei.

Pero estas peculiaridades físicas tan acentuadas pueden acarrear ciertas patologías asociadas, como la alopecia o la seborrea (cocker spaniel o basset hound).

El gran tamaño de ciertas razas caninas, como El Mastín, El Gran Danés o El Irish Wolfhound, la raza de perro más alta del mundo, predispone en ocasiones a estos canes gigantes a padecer patologías como la displasia, mal formación ósea en la cadera o el codo, o la artrosis. 

En cuanto a las patologías orales, son más frecuentes en los perros de razas pequeñas, que pueden carecer de espacio suficiente en la mandíbula para que sus dientes crezcan, por lo que se produce el apiñamiento de las piezas dentales. El sarro y la piorrea, enfermedad de las encías, son las causas habituales de la caída de dientes o el mal aliento, en las razas caninas de pequeño tamaño.

La peligrosa torsión de estómago, las intolerancias alimentarias o las inflamaciones intestinales son más habituales en determinadas razas caninas, como en el caso del Setter Irlandés, El Bulldog Francés o El Bóxer

La selección genética adecuada para evitar el cruce entre parejas con esta enfermedad, así como asegurar el crecimiento lento de los cachorros de estas razas gigantes y evitar el ejercicio físico brusco durante su etapa de desarrollo, son las claves para minimizar estas patologías óseas y articulares congénitas.


 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5