Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

 Como reaccionar ante una urgencia de nuestra mascota





 

 

A igual que las personas, los animales también enferman o sufren diferentes achaques que pueden resentir su salud a lo largo de su vida. Si tu animal no se encuentra bien, mostrará una serie de síntomas: abatimiento, tristeza o incluso, si siente dolor, se mostrará irritado.
Si observas bien a tu mascota detectarás rápidamente que algo le sucede. Ante todo, no te alarmes. Dirígete al veterinario, él sabrá qué hacer y cómo tratar la patología. A continuación mostramos distintas situaciones que pueden presentarse. Aprende a identificarlas y a saber cómo reaccionar ante ellas.

FRACTURAS Y HEMORRAGIAS

Aún sin ser lo habitual, un accidente desafortunado puede provocar una hemorragia o una rotura de un hueso del animal. Si la fractura sangra, evita que el perro se mueva y, si tienes que transportarlo lejos, envuelve la fractura con algodón e inmoviliza la extremidad con un palo, un periódico enrollado o similar y véndala con suavidad.

Si el perro sangra mucho, puede llegar a perder el conocimiento. Para evitar una mayor pérdida de sangre aplícale un vendaje. Si la hemorragia es excesiva o si no para de sangrar tras vendarle, llévale rápidamente al veterinario.

Si notas que tu perro jadea, hace ruido al respirar o tiene la lengua azul llévale al veterinario sin pensarlo. Pero antes de acudir al especialista, descarta que el jadeo no esté relacionado con un esfuerzo o una emoción.
 
La excitación se acompaña de un aumento de temperatura con aceleración de la respiración. Cuando hace mucho calor, cuando tu can juega o corre en el parque, tras una alegría, etc., el animal jadeará para regular el aumento de temperatura.

CONGELACIÓN Y GOLPES DE CALOR

Algunas partes del cuerpo del perro sufren congelación si hace mucho frío; es el caso de las almohadillas, los pies, las orejas o la cola. Si observamos que tiene dolor, que la piel se ha enrojecido y está pálida y brillante, rápidamente llévale a un lugar caliente, y cúbrele las partes congeladas con un trapo mojado con agua caliente. Después de estas medidas urgentes, lleva al perro a un especialista para que verifique si se han producido lesiones graves.

Por el contrario, cuando la temperatura es muy alta, los animales también pueden sufrir un golpe de calor. Los perros no eliminan el calor sudando, ya que tienen pocas glándulas sudoríferas: solamente lo eliminan jadeando. Si jadea excesivamente y tiene fiebre alta, tienes que intentar bajarle la temperatura sumergiéndolo en agua fría hasta el cuello. También le aplicarás hielo sobre su cabeza y, en cuanto baje la temperatura, le llevarás a que le vea un experto.

Si el perro tiene algún elemento en la garganta que le está asfixiando, intenta sacárselo: mantén la boca del animal bien abierta e inclina su cabeza hacia arriba. Con mucho cuidado intenta extraer el objeto con las manos. Si así no puedes, sitúate de rodillas detrás de él y rodéale con los brazos por debajo de sus costillas. Estrecha tus brazos varias veces presionando enérgicamente, pero no bruscamente.

ENVENENAMIENTO

Cuando estés de paseo con tu perro intenta observarle. Es habitual que trague alguna planta, objeto o elemento que no pueda digerir y le provoque un trastorno interior debido a una intoxicación. Aunque los síntomas varíen dependiendo del veneno, lo primero en lo que tienes que fijarte es si tu mascota tiene falta de coordinación, vómitos o diarreas graves, delirio, colapso o convulsiones.

Necesitarán saber qué le ha provocado el envenenamiento para poder tratarlo. Lo que no tienes que hacer es provocar el vómito si no nos lo dice el veterinario. Algunos venenos son peores si se vomitan. En cualquiera de estos casos llama al Servicio de Toxicología.

FSHOCK: UNA REACCIÓN PELIGROSA

Se da cuando el cuerpo reacciona ante un suceso que considera grave. Se reduce el riego sanguíneo en el cerebro y en otros órganos vitales, por lo cual resulta muy peligroso. Se produce un aumento del ritmo cardíaco y de las respiraciones, se empalidecen las encías y se enfrían.

Si se da este caso, hay que llevarle urgentemente a que le vea un veterinario pero, mientras le atienden, le elevaremos las patas traseras por encima de la cabeza y le abrigaremos considerablemente.

 

 

<<Volver

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5