Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

El rastro que dejan las comidas navideñas




Gran parte de las consultas en clínicas veterinarias se dirigen a restaurar los excesos alimentarios de nuestras mascotas.











Hay quienes consideran a su mascota como parte de la familia. Inmersos en la emotividad de las fiestas decembrinas no dudan en compartir los regalos y hasta la cena con "el consentido de la casa".

Ahora, cuando ha llegado el momento de “restaurar” los efectos desastrosos que han dejado los excesos festeros, también es el momento de revisar la incidencia que han tenido en nuestras mascotas. Los veterinarios consultados por NUESTRAS MASCOTAS reconocen que, en ese primer mes del año, una parte importante de sus consultas se dedican en detectar las huellas que han dejado las comidas navideñas en nuestras mascotas

El ambiente festivo hace que las personas sucumban ante la mirada tierna de su mascota que pide una porción del plato navideño que está en la mesa. Sin embargo, el compartir este tipo de alimentos puede traer graves consecuencias.

Los canes con hogar están acostumbrados a comer únicamente croquetas y alimento especial para perro; brindarles una porción de pavo o cerdo podría provocar graves problemas estomacales.

"Si los perros no están acostumbrados a comer otra cosa que no sea croquetas les provoca diarrea, incluso el simple cambio de marca en el alimento les provoca este tipo de malestar, si de la nada les damos cerdo o pavo se pueden poner muy mal", comentó Alberto Tello, médico veterinario.

Detalló que la diarrea afecta la flora del intestino, por lo que en caso de que a la par se haga presente alguna bacteria, parásito o virus "oportunista" que sólo espera un cambio en la salud del perro, el problema puede agravarse.

Tello explicó que otra de las complicaciones viene con los huesos, pues una vez que el animal los mastica, se rompen y quedan filosos. "Las astillas pueden lacerar el hocico de la mascota, una vez que lo tragan pueden lastimar el esófago, estómago e intestinos".

Por ello es que los veterinarios suelen decir que su agosto llega en diciembre, dijo Rogelio Balza, debido a la gran cantidad de consultas que los especialistas como él, reciben después de Navidad.

Y es que esta temporada puede convertirse en una calamidad para las mascotas, pues si no es el dueño, quizás sea algún invitado a la casa el que le ofrezca algún dulce, chocolate o pedazo de pan.

Balza explicó que el problema no es sólo que engorden sino que pueden sufrir alteraciones gastrointestinales como vómitos, inapetencia, depresión, inflamación intestinal e incluso diarrea con sangre.

Agregó que al darle probaditas" es probable que la mascota comience a dejar su alimento concentrado, lo que incidirá en su digestión e incluso podría generar mal aliento.

Tello recomendó que si busca dar una cena especial a su perro es mejor que reconsidere compartir el pavo o la pierna adobada y opte por una lata de carne hecha especialmente para él. Ya sea de cordero, res o pollo, el animal agradecerá el bocado y sobre todo no le causará malestar alguno.

 

<<Volver

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5