Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

 

La difícil decisión de practicar la eutanasia a nuestra mascota.
 

La opción por la muerte médica debe tomarse después de un previo informe del veterinario.



No cabe duda de que practicar la eutanasia supone una de las decisiones más penosas para una familia. La muerta veterinaria del can familiar provoca angustia. Elegir el momento adecuado se convierte en un paso traumático para la familia. Ante este trance, nuestro veterinario será un consejero ideal para que nos ayude a tomar la decisión con calma y con suficiente información.

La eutanasia significa provocar el fallecimiento del perro, con ciertos fármacos, de una manera plácida, sin dolor, temor, ni ansiedad. Según la Sociedad Mundial de Protección Animal (WSPA, por sus siglas en inglés), para que el fallecimiento veterinario controlado de nuestra mascota sea correcto debe cumplir ciertas exigencias.

La ausencia de dolor en el momento del fallecimiento de la mascota es la regla de oro cuando se procede a suministrar la muerte veterinaria. La medicación administrada debe, asimismo, lograr que nuestro amigo pierda lo antes posible el conocimiento, con el objeto de que no esté despierto cuando se produzca el fallecimiento. Otra de los requisitos que se tienen que exigir a una medicación eutanásica es que su aplicación sea "irreversible".

El delicado estado de salud del perro, la situación económica de la familia, que no siempre puede asumir los costosos tratamientos para ciertas enfermedades crónicas del can, o las graves carencias en el estado físico y mental de la mascota a causa de la edad, son algunas de los motivos razonables para optar, previo examen veterinario, por la eutanasia del perro.

La débil salud de un perro, o el estado avanzado de ciertas dolorosas enfermedades crónicas irreversibles, como el cáncer, puede ser motivo para proporcionar a nuestro perro, llegado el momento, la muerte digna que se merece. Las enfermedades degenerativas que conllevan un sufrimiento difícilmente soportable por el can, los fallos vitales de ciertos órganos, o un daño excesivo a causa de un grave accidente, son algunos de los motivos que pueden justificar la eutanasia del perro.
 

En cualquier caso, un examen médico detallado por parte del veterinario guiará al dueño a la hora de conocer con exactitud cuál es el estado de salud de su mascota. Este análisis le ayudará, asimismo, a tomar la mejor decisión acerca de si acabar, o no, con la vida de nuestro amigo de forma médica.

PERROS ANCIANOS

No todos los perros se hacen ancianos a la misma edad. En el mundo del can, envejecer no solo depende de cumplir años. Influye, además, el tamaño del animal. Los perros pequeños son más longevos que las razas grandes. Mientras que un perro de gran tamaño, por encima de 25 kilos, se considera senior a los cinco años, un perro pequeño, de hasta diez kilos, no es anciano hasta cumplir los siete. Para un can tamaño mediano, que pesa entre diez y 25 kilos, la tercera edad llega a los siete años.

Hay perros que pueden llegar sin problemas de salud destacables hasta los 15 años o incluso más. Sin embargo, a partir de que cumplen los 13 años es posible que aparezcan problemas de salud graves o irreversibles relacionados con la avanzada edad del perro. Si estas dolencias son irreversibles y hacen sufrir de forma innecesaria al animal, tal vez sea momento de plantearse la eutanasia como una opción de muerte digna.

La jovialidad de un perro anciano puede servir de indicativo para saber que goza de una buena calidad de vida y que carece de problemas de salud relevantes. Por el contrario, cuando un animal de edad avanzada se muestra triste o decaído, tal vez sea señal de que existen dolencias crónicas graves y lacerantes, y entonces la eutanasia puede ser una opción adecuada. Un examen veterinario le ayudará, en cualquier caso, a determinar cuál es la opción más indicada.

MUERTE SIN SUFRIMIENTO

La ausencia de dolor y la sedación o anestesia total previa, son algunos de los requerimientos necesarios para considerar una eutanasia como adecuada.

Pero la psicología del perro también ha de ser tenida en cuenta. En este sentido, la Sociedad Mundial de Protección Animal (WSPA, por sus siglas en inglés) cree que el fallecimiento controlado del perro debe implicar el menor sufrimiento para el animal. "La eutanasia tiene que minimizar el miedo que pueda sentir nuestra mascota", afirman desde la organización protectora animal.

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5