Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

  

Cariño y paciencia, la mejor receta para nuestras mascotas ancianas.




El afecto nos impide apreciar los síntomas de envejecimiento pero, al mismo tiempo, es lo que más necesita nuestro amigo.


El cariño y la paciencia son sentimientos transcendentales y decisivos en la ancianidad de nuestras mascotas. Numerosos lectores nos manifiestan su preocupación por los síntomas de la vejez y la pérdida de actividad de su perro, que se traducen en  un inexorable aumento de los achaques que padece el animal durante la ancianidad. 

Los perros son considerados viejos cuando tienen más de 7 años, aunque esto depende mucho de la raza, el tamaño y la existencia que ha vivido. Los perros de talla grande llegan antes a la vejez que los perros pequeños  y los de raza pura también envejecen antes que los cruzados.

Debemos tener en cuenta que cada año de nuestro perro equivale, aproximadamente, a 5 o 7 años humanos. Los perros no viven la misma cantidad de años que los hombres, y así mismo entre ellos hay una diferencia: los perros más grandes de tamaño viven menos que los pequeños, por ejemplo, un gran danés vive entre 8 y 10 años, en cambio un pequinés puede vivir hasta 18.

Hay un peligro larvado en la relación con nuestra mascota: el cariño que le profesamos nos impide apreciar los síntomas de su envejecimiento. Por eso, la recomendación más frecuente que hacen los veterinarios es que siempre debemos estar vigilantes y atentos para detectar cualquier cambio en la conducta y hábitos de nuestra mascota. 

Visitas al veterinario
A medida que avanza la edad de nuestro perro, debemos visitar más al veterinario. La gerontología es una de las ramas de la clínica veterinaria que es fundamental para atender a nuestra mascota devolverle todo el amor  que nos dio durante su vida sin ninguna clase de condicionamientos. 

El veterinario  es quien mejor diagnosticará el estado de salud de nuestra mascota.
También será el que lleve al día sus vacunas, ya que con la edad, el sistema inmune se debilita y es más fácil que desarrollen enfermedades. Se aconseja llevarle al veterinario dos veces al año. 


Los síntomas

Los síntomas que nos anuncian la llegada del envejecimiento a nuestro perro son la aparición de canas en las patas y alrededor del hocico y la reticencia al ejercicio y a la actividad en general. El síntoma más revelador de su camino hacia la ancianidad es la pérdida de vitalidad. Veremos que la  mayor parte del día está acostado en su sitio preferido y sin moverse. 

Pese a esa pérdida de vitalidad, debemos continuar con sus paseos diarios, aunque probablemente estos serán más cortos porque el animal se cansará antes.

También detectaremos una merma en la agudeza de sus sentidos, y que nos responden con menos rapidez. Es el momento en que debemos de incrementar nuestra paciencia y comprensión. Es importante, durante el paseo, no dejarle solo, ya que se podría perder, pues el sentido de la orientación también se resiente con la edad. También es importante jugar a menudo con ellos para mantener su estado físico y sus sentidos aguzados.

Es el momento de darles un plus de cariño. Un veterinario nos comentaba que una eficaz manera de transmitirle ese afecto es cepillándole. Con ello le proporcionamos confianza, activamos su circulación y le desenredamos el pelo.

Finalmente, alguno de los veterinario consultados recomiendan controlar sus dientes. Se suelen caer, lo que les provoca importantes trastornos a la hora de comer, con la consiguiente pérdida de apetito y, por tanto, de peso. En este momento deberemos proporcionarle darle una alimentación adecuada.

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5