Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

  
¿Qué enfermedades puede transmitir tu perro o gato?
El veterinario indicará cuál es el tratamiento adecuado para cada mascota.

Nuestras mascotas están expuestas a parásitos externos, como las pulgas y garrapatas, que pueden actuar como vectores en la transmisión de varias enfermedades. Algunas de ellas son de carácter zoonótico, o sea, que pueden ser transmitidas de animales a humanos. 

Las zoonosis son un grupo de enfermedades de las mascotas que son transmitidas a sus dueños por contagio directo con el animal enfermo, a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o mediante la presencia de algún intermediario como pueden ser los mosquitos u otros insectos.

Garrapatas y mosquitos

Garrapatas y mosquitos no producen por si mismos ninguna enfermedad, pero son portadores y actúan como vectores en la transmisión.

Las garrapatas pueden transmitir una amplia cantidad de males: uno de ellos se denomina Enfermedad de Lyme o borreliosis. No se transmite en forma directa entre un perro y un humano, sino que se realiza en forma indirecta por medio de una garrapata infectada que pica a la persona expuesta y susceptible.

Es causada por la bacteria Borrelia burgdorferi que afecta la piel y se propaga hacia las articulaciones y al sistema nervioso, lo que puede afectar a otros órganos en su etapa más avanzada. Produce cuadros de fiebre, anorexia, poliartritis, miopatías y adenopatías.

La dirofilariasis canina o enfermedad del “gusano del corazón”

Es producida por un parásito nematode (Dirofilaria spp.) que se transmite de un huésped a otro a través de las picaduras de mosquitos. El parásito puede afectar a perros, gatos, e incluso al hombre. En su último estado reproductivo del ciclo de vida se ubica en el corazón del hospedador donde puede quedarse durante varios años hasta que mata al huésped por un paro cardíaco.

Los perros no muestran señales de infestación durante los primeros seis meses del período, antes de la maduración del gusano.

Los flebótomos (mal llamados mosquitos), son mosquitas que transmiten una enfermedad llamada leishmaniasis, que puede afectar a los caninos y al hombre. Los flebótomos tienen un vuelo especial que se realiza al nivel del suelo y a pequeños saltos, aprovechando la dirección del viento. Una hembra infectada pica normalmente 3 ó 4 veces antes de morir y puede infectar a 2 ó 3 perros.

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad van desde úlceras cutáneas que cicatrizan espontáneamente hasta casos extremos en los cuales se presenta inflamación severa del hígado y bazo.

Las recomendaciones del veterinario
* Realizar tratamientos sobre el animal y sobre el ambiente, siempre bajo prescripción médica. El veterinario es el profesional que indicará cuál es el tratamiento adecuado para cada mascota.
* Aplicar productos para la prevención de pulgas y garrapatas cada 30-45 días. Evitan estas patologías y, además, la transmisión de parásitos internos.
* Evitar que los perros laman a los niños en la boca.
* Lavarse bien las manos después de tocar un perro, antes de comer y tanta veces como sea necesario.
* Tratar de tener pocos perros, uno o dos por familia, y que no anden sueltos.
* Limpiar todos los días la bandeja sanitaria de los gatos y, luego, lavarse bien las manos.
* Mantener limpia a la mascota, al lugar donde habita y a los recipientes que usa para alimentarse.
* Recoger las deposiciones.
* No olvidar suministrarle agua en abundancia.
* Usar en casa repelentes para insectos, mosquiteros o telas metálicas.

 

Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Un gran experiencia. Compartimos grandes momentos... Momentos Inolvidables... Una experiencia más que queremos compartirla contigo... Kalibo participa en AVEPA 2013 Investigación y mundo Animal
© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5