Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

  
Vuelven las garrapatas con el calor: cómo mantenerlas a raya con el perro.


Se trata de parásitos peligrosos para los canes y, también, para las personas.

Todos los años, cuando llega el calor, los dueños de perros encuentran que su mascota tiene alguna garrapata. La razón es que el calor del verano activa el metabolismo de las garrapatas, que habían permanecido aletargadas con el frío del invierno.

Estos parásitos son peligrosos para el perro, pero también ponen en riesgo la salud de las personas. Por ello, en verano, hay que tener especial cuidado para que el can no acabe por tener su compañía.

Las garrapatas son pequeños artrópodos parásitos cuyo hábitat natural es el campo y los animales domésticos. Despiertan con el calor seco del verano y esperan en la maleza la ocasión de engancharse a un perro con sus garfios, para alimentarse de su sangre. Una vez que consiguen agarrarse al pelo del can, trepan hasta llegar a una zona donde se sienten cómodas para parasitar al animal. 

Pueden esconderse tras las orejas o dentro de ellas, así como en los huecos interdigitales de sus patas. En general, en zonas donde hay pliegues de la piel y las garrapatas se sienten calientes y protegidas. 

Las garrapatas que ya están instaladas en el perro se alimentan de su sangre. Las hembras son más grandes que los machos y se inflan con la sangre que extraen del animal, hasta adquirir un aspecto similar al de una alubia de color blanco.

La prevención es la primera pauta para evitar que nuestro amigo sea atacado por las dañinas garrapatas. Los paseos con el perro por el campo se pueden convertir en verano en situaciones de riesgo. Estos parásitos esperan en la maleza su oportunidad para engancharse a los perros. En la medida de lo posible, hay que intentar no pasear con el can por zonas donde haya este tipo de vegetación. 

Una vez en casa, es recomendable revisar el pelo del perro, sobre todo, la zona de las orejas, el cuello, la parte interna de los muslos y los huecos interdigitales, entre las almohadillas de sus patas.

Tras los paseos por el campo 

Las garrapatas inoculan en el perro una sustancia con propiedades anticoagulantes y anestésicas. De esta forma, el animal no se rascará porque no siente molestias, aunque la garrapata succione su sangre.

Por ello es tan importante revisar al perro de manera habitual, sobre todo en verano, tras los paseos o cuando se relaciona con perros susceptibles de tener garrapatas. Por otro lado, si el perro tiene acceso a un jardín familiar, es recomendable tenerlo limpio de maleza.
Las garrapatas ancladas al cuerpo del perro no se pueden retirar de cualquier forma.

Hay que hacerlo de manera adecuada, para evitar que parte de la garrapata quede dentro de la piel del can. De ser así, hay riesgo de que contraiga infecciones y enfermedades. La garrapata debe estar ya muerta cuando se arranca del cuerpo del perro.

Para conseguir matar al parásito, se pueden usar dos métodos: 

Pulverizarlo con un antiparasitario específico. 
Untar la garrapata con aceite. De esta manera, muere por asfixia, porque respira por la piel y el aceite le impide hacerlo. 

La garrapata se desprende del perro una vez que ha muerto. En caso de que siguiera adherida a su piel, se pueden usar unas pinzas finas para tirar con cuidado.

Una vez desprendida del perro, no debe tirarse al suelo ni pisarse. La razón es que puede propagar enfermedades a través de las bacterias que porta en el interior de su cuerpo.

Lo más recomendable para deshacerse de las garrapatas es quemarlas o tirarlas a la basura
.

 

Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Un gran experiencia. Compartimos grandes momentos... Momentos Inolvidables... Una experiencia más que queremos compartirla contigo... Kalibo participa en AVEPA 2013 Investigación y mundo Animal
© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5