Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

  

La importancia del agua para la salud del perro.



Nuestra mascota debe disponer siempre de agua limpia a una temperatura ni muy fría, ni demasiado caliente.


El perro, como muchos seres vivos, entre ellos las personas, está formado en gran parte por agua, en concreto, las dos terceras partes.

Por ello, hay que procurar que no le falte nunca el agua. La salud depende de una buena hidratación porque, entre otras cosas, el agua es fundamental en la regulación de la temperatura corporal. 

Un perro puede sobrevivir a la falta de alimentos, pero si pierde más del 12% del agua de su cuerpo puede llegar a morir. El líquido elemento resulta esencial, porque transporta sustancias, de todo tipo, del interior al exterior del organismo (toxinas), y cumple un papel fundamental en la regulación de la temperatura corporal. 

Por todo ello, el perro debe disponer siempre de agua limpia y a una temperatura adecuada (ni muy fría, ni demasiado caliente).

Si está demasiado caliente o sucia, el animal beberá igualmente por necesidad, pero consumirá menos cantidad de la necesaria, por lo que su organismo se resentirá. El agua, sobre todo en verano, hay que cambiarla varias veces al día. 

Agua sin límite

Si el perro bebe mucha agua, incluso más de lo normal, no resulta perjudicial para su salud, porque la eliminará con facilidad. Sólo hay que restringir el agua en caso de que el perro vomite mucho.

El animal necesitará más agua tras el ejercicio físico, cuando hace mucho calor o si tiene fiebre. En el caso de las hembras, también durante el período de lactancia o, en caso de enfermedades que cursen con diarreas, como vómitos o hemorragias. 

Por norma general, el perro sólo debe beber agua. Cuando son cachorros pueden tomar algo de leche, pero no mucha, porque hay animales que tienen dificultad para digerirla y, además, no es un alimento fundamental para ellos. Por otro lado, el perro no debe beber de charcos, aguas estancadas o del mar. Tampoco es recomendable que beba de un río, por muy limpia que parezca el agua. 

Una buena manera de comprobar el nivel de hidratación del perro es a través de la elasticidad de la piel. Si al pellizcarla no se muestra elástica, y vuelve rápido a su sitio: está deshidratado. 

En conclusión: agua, toda la que quiera, siempre limpia y a temperatura ambiente. Es preferible que no coma a que no beba. 

El agua es el nutriente más importante de la dieta, porque el 70 % del peso corporal es agua, sobre todo en los cachorros. Por ello, los perros que comen alimento seco deben consumir más cantidad de agua que los que se alimentan con pienso de lata. Así que, tomen nota de varios consejos al respecto:

  • El perro debe disponer siempre de agua limpia y fresca. 
  • En verano, hay que cambiarla varias veces al día. 
  • El perro puede beber toda la cantidad de agua que quiera. No hay que restringírsela. 
  • Evitar que ingiera agua que no sea potable (ríos, mar, charcos o agua estancada).

Por último, lo más importante para elegir un alimento de calidad para el perro es su contenido en nutrientes (proteína o lípidos, entre otros), y la composición y calidad de sus ingredientes. El alimento debe ser completo y equilibrado para las distintas fases de la vida del animal. Un factor importante a tener en cuenta es la digestibilidad del producto, algo a lo que los fabricantes de pienso de gama alta prestan cada vez más atención, porque mejora mucho la calidad del producto final. Este aspecto depende de cuestiones como: la calidad de las materias primas utilizadas, el proceso empleado en la fabricación del producto, e incluso del propio animal que toma el alimento.


 

Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Un gran experiencia. Compartimos grandes momentos... Momentos Inolvidables... Una experiencia más que queremos compartirla contigo... Kalibo participa en AVEPA 2013 Investigación y mundo Animal
© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5