Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

    

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

  

¿Cómo conseguir que tu perro pierda peso y no lo recupere?

 



La lucha contra la obesidad canina debe plantearse como una carrera de fondo y no como una actuación puntual.



Una vez que el veterinario determina el peso que debe perder el perro, establecerá una dieta baja en grasas y calorías. Este programa durará alrededor de tres meses, aunque podría alargarse en función del grado de sobrepeso del perro. 

Es importante que toda la familia, incluidos los niños, respeten la dieta que marque el veterinario para reducir peso. Por lo tanto, están prohibidos los extras, como sobras de comida o dulces.

Por otro lado, es recomendable ofrecer al perro un pienso de gama alta (Premium) porque la buena calidad de un alimento canino, aunque se traduce en un mayor coste del producto, redunda también en un factor muy importante para la salud del perro: la digestibilidad.

Es decir, un alimento que ayuda al perro a digerir con gran facilidad todos los nutrientes. 

Asimismo, el hecho de repartir la cantidad de alimento diario que ingiere el animal en tres o cuatro raciones ayudará a evitar ansiedad por comer.

Si además el pienso destaca por una buena digestibilidad, se contribuye a que el perro se sienta más saciado con cada ración. 

Luchar contra la obesidad canina debe plantearse como una carrera de fondo y no como una actuación puntual, ya que entonces no servirá de nada y pondremos en riesgo la salud de nuestro perro.

Antes de hacer dieta

No obstante, antes de establecer un plan de adelgazamiento para el animal, el veterinario debe descartar cualquier problema de salud o de carácter metabólico que necesite tratamientos específicos. La obesidad puede deberse a una enfermedad o a causas de origen metabólico, como el hipertiroidismo, por lo que deben analizarse todas las circunstancias. 

Otro dato que deberá averiguar el veterinario es el índice corporal del perro, que en personas equivale a su índice de masa corporal.

En una escala de uno a cinco, tres es el estado idóneo. Cifras superiores delatan sobrepeso. Con este cálculo, el veterinario sabrá los kilos que le sobran al perro.

El secreto para rebajar peso es echar menos gasolina al cuerpo y gastar todo el depósito. Para que el perro queme calorías y grasa, hay que sacarlo a pasear, ir al campo el fin de semana o jugar con el animal.

Una vez que se alcanza el índice de masa corporal adecuado, hay que llevar a cabo una dieta de mantenimiento para evitar recuperar el peso perdido. Es recomendable que esta dieta para controlar el peso sea baja en calorías o, incluso, una dieta estándar según el tamaño, edad y grado de actividad del perro.

Los hábitos vitales para prevenir y corregir la obesidad y el sobrepeso deben mantenerse en el tiempo. Es un error tomar medidas de manera puntual, solo durante las vacaciones de verano.

La obesidad es una enfermedad con consecuencias graves para la salud y no un problema estético, por lo que es necesario un tratamiento, así como mantener unos hábitos de vida saludables y unas pautas alimentarias adecuadas.

Resumiendo, las pautas básicas serían:

  • Planificar con su veterinario un plan de actuación para combatir la obesidad del perro. 
  • Los hábitos de vida saludables deben ser permanentes y no puntuales. La obesidad es una grave enfermedad que necesita tratamiento veterinario. 
  • Los hábitos de los dueños también influyen en los perros. Es habitual que si los dueños son obesos o con sobrepeso, los perros tengan los mismos problemas. Por ello, los hábitos alimentarios sanos se deben aplicar para toda la familia. 
  • La comida extra es una fuente de calorías que se debe evitar. 

 

Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Un gran experiencia. Compartimos grandes momentos... Momentos Inolvidables... Una experiencia más que queremos compartirla contigo... Kalibo participa en AVEPA 2013 Investigación y mundo Animal
© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5