Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

    

 
 
<<Ir a página principal de Noticias sobre tu Mascota

  

Precauciones con las mascotas por las altas temperaturas


FUENTE DE IMAGEN: Pixabay  

La mayoría de los golpes de calor en perros o gatos ocurren en los coches.

Las primeras olas de calor son el preludio de las altas temperaturas que depara el verano. Cuando comienzan, es momento de tomar medidas para proteger a nuestros perros y gatos del calor. Ellos no tienen la misma facilidad para refrigerarse que los humanos.

En el caso de los perros, carecen de glándulas sudoríparas para eliminar el calor a través del sudor y solo lo pueden hacer a través de la respiración y del jadeo. 

En condiciones normales, los perros tienen una temperatura corporal que oscila entre 38ºC y 39ºC, por lo que tienen poco margen cuando sube su temperatura y pueden alcanzar rápidamente 41ºC o 42ºC, un punto en el que llegan al golpe de calor y pueden morir.


El perro o gato que alcanza una temperatura corporal entre 42ºC y 43ºC entra en una fase crítica difícil de superar.

Los síntomas que pueden alertar de que el perro o gato tienen una temperatura corporal demasiado alta son: mareos, sensación de que el perro está enfermo, respira con dificultad, jadea, no puede caminar, pierde el equilibrio, taquicardia, temperatura elevada, mucosas congestionadas, vómitos, diarreas y, en algunas ocasiones, shock o pérdida del conocimiento.

Una vez que el perro o el gato entran en esta peligrosa fase, hay que actuar con rapidez porque si esperamos a llegar al veterinario puede ser tarde. Por ello, hay que intentar estabilizarles antes de acudir a la consulta.


Golpes de calor 

La mayoría de los golpes de calor en perros o gatos ocurren en los coches. A menudo pensamos que, por unos minutos, con el coche a la sombra y una ventanilla entreabierta, el animal no corre peligro.

Pero nada más alejado de la realidad. En solo unos minutos, el coche se convierte en una trampa mortal.

El vehículo puede alcanzar temperaturas que superen los 50ºC cuando hace calor y el perro o gato sufrirán en estas circunstancias una subida de temperatura corporal que hará peligrar su vida. 

La rapidez es fundamental para salvar la vida del perro o gato que sufren un golpe de calor. Hay que bajar cuanto antes la temperatura corporal y, para ello, hay que colocarle en un lugar fresco, mojarle con agua fría, ponerle hielo en la cabeza y en el abdomen y ofrecerle agua para que beba, poco a poco. 

Para evitar las consecuencias del calor en nuestros perros o gatos, conviene: 

  • No salir a hacer ejercicio o a pasear con el perro durante las horas del día de más calor. 
  • Procurar que el perro o gato tenga siempre agua limpia y fresca a su disposición, durante todo el año, aunque no haga calor. Un animal puede sobrevivir a la falta de alimentos, pero si pierde más del 12% del agua de su cuerpo, puede morir. Si el perro o el gato beben mucho, incluso más de lo normal, no ocurre nada, porque la eliminará fácilmente. Solo hay que restringir el agua en caso de que el animal vomite mucho. 
  • Si se nota que el perro o gato tienen mucho calor, refrescarle el cuerpo y la cabeza con agua. 
  • El aire acondicionado también es adecuado para los animales. 
  • Recortar el pelaje si es muy largo, pero no dejarlo muy corto, ya que el pelo protege al perro tanto del frío como del calor. Cuando el animal cuenta con un subpelo (capa de pelo adicional), tiene mejor protegida su piel de las inclemencias climatológicas. Es el caso de las razas caninas nórdicas, como el Spitz o el Husky Siberiano, aunque estos perros lo pasan muy mal con el calor, ya que su morfología y pelaje están preparados para soportar mejor el frío que el calor. 

 

Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Precauciones con tu perro ante el invierno.


La prevención y una equilibrada nutrición son las exigencias más importantes.

Con la llegada de la temporada de frío, es importante tener ciertas precauciones en el cuidado habitual de tu mascota. 
Cómo regla básica, los veterinarios recomiendan la "prevención". Es necesario que se tomen las precauciones necesarias tanto con los animales que viven dentro como fuera del hogar, especialmente en cachorros y adultos. En los cachorros y perros viejos se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica.

Incluso, la exposición al frío por breves período también puede dañar al animal.  Junto con ello, hay que controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Principalmente se recomienda que los perros estén con sus desparasitaciones y vacunas al día ya que “mantener un buen estado sanitario es fundamental para prevenir enfermedades durante la temporada invernal”. 

Es muy importante mantener alta la inmunidad. Así como los seres humanos consumen vitaminas, especialmente C, los dueños de perros también pueden fortalecer la inmunidad de sus mascotas de manera que el invierno no las encuentre con un organismo deprimido que derive en enfermedades respiratorias como bronconeumonia, traqueo-bronquitis y algunas complicaciones que pueden afectar incluso el sistema nervioso.

Alimentación
En cuanto a la alimentación, varios médicos veterinarios consultados recomiendan aumentar la cantidad, no necesariamente cambiar por otra marca. Se trata de compensar el mayor gasto que tendrán que hacer para mantener el calor. Esto es muy importante, en especial con animales que habitan a la intemperie, ya que tienen un mayor consumo de energía en mantener una temperatura adecuada.

Estos profesionales veterinarios ponen especial acento en proporcionar a nuestro perro una dieta balanceada, para evitar los problemas de sobrepeso. Además de proporcionarle una dieta balanceada, es conveniente asegurarse que siempre tenga agua fresca para beber.

No hay motivo para cambiar los hábitos de nuestras mascotas en lo relacionado con el ejercicio físico. Pese al frío, hay que continuar con las rutinas de paseo para los perros. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente.
Pero en este caso, los veterinarios recomiendan que estos paseos sean controlados. Es decir, evitar que el perro salga solo a dar una vuelta, ya que la mayor parte de los contagios se provocan por el contacto con otros animales enfermos.

Una circunstancia a tener en cuenta es la raza del perro. Los canes de nariz pequeña, de pelaje escaso o corto, cachorros y seniles son los más expuestos a enfermedades de invierno. Las que viven dentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. 

Abrigo
Es habitual ver a perros con ropa, especialmente durante el invierno. Si bien los dueños lo hacen como una precaución para resguardarlos del frío, los expertos aseguran que esto no es necesario cuando el animal se encuentra dentro de la casa o en un lugar a una temperatura agradable. Esto se debe a que el pelaje de los animales es capaz de protección ante estos cambios de temperatura. 

A pesar de que perros y gatos cuentan con la capacidad de regular el calor que necesitan, las razas de pelo corto, además de los cachorros y ancianos,  son los que más sufren con los bruscos cambios de temperatura. 
Sin embargo, hay excepciones y si se va a exponer al animal a un cambio brusco de temperatura, se recomienda que esto se haga de forma gradual.
Un gran experiencia. Compartimos grandes momentos... Momentos Inolvidables... Una experiencia más que queremos compartirla contigo... Kalibo participa en AVEPA 2013 Investigación y mundo Animal
© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5